Jerez

La crisis se cobra 4.500 empresas asfixiadas por la falta de liquidez

  • Un estudio de la patronal gaditana desvela que la ausencia de financiación se ha convertido en el mayor problema común a todos los sectores de la provincia, por encima del déficit de suelo o la conflictividad

12

Poco suelo, baja productividad, alta conflictividad, una burocracia y una presión fiscal excesivas... Un año sí y otro también, la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC) ha denunciado este rosario de déficits como los principales lastres del sector privado en la provincia. Sin embargo, la crisis ha trastocado el panorama de prioridades y por delante de todos estos problemas hay uno más acuciante que está llevando a la asfixia a un buen número de negocios: la falta de liquidez.

Así lo ha revelado un estudio que la patronal ha realizado entre un centenar de empresas pertenecientes a doce sectores fundamentales de la economía de Cádiz, desde el turismo y las bodegas a la metalurgia o la construcción. El análisis tenía como objetivo conocer el impacto de la recesión en el tejido productivo gaditano y, a tenor de los resultados, se ha convertido en una perfecta hoja de ruta para el nuevo año, ya que las férreas restricciones al crédito se han convertido en el primer enemigo a batir durante 2009.

Según el presidente de la CEC, Miguel González Saucedo, la crisis dejó en 2008 un balance negativo de 4.500 negocios menos en la provincia (diferencia entre las aperturas y los cierres). Es una elevada cifra de mortalidad empresarial, sobre todo teniendo en cuenta que Cádiz venía de una época boyante en la que había llegado a convertirse en la provincia con mayor renovación y crecimiento de la actividad en Andalucía. Pero, además, González Saucedo ya avanzó que las perspectivas inmediatas son igualmente negativas "y si la liquidez no llega a las empresas se espera este mismo número pueda darse en 2009".

Este retroceso anula en parte el avance de los últimos años y agrava la situación "en una provincia que ya era deficitaria y si antes, con 100.000 parados, hacían falta 20.000 empresas para acabar con el desempleo, ahora con casi 150.000 se necesitarían unas 26.000 ó 27.000 empresas", según reflexionó el chiclanero.

Además del daño a la inversión local, el presidente de la patronal advirtió que la falta de apoyo de los bancos y los altos intereses mantenidos hasta el otoño han retrasado el inicio de proyectos anunciados, como algunos de los previstos en el Plan de Reindustrialización para paliar los efectos del cierre de Delphi. Según González Saucedo, las empresas disponen de subvenciones pero no pueden implantarse porque carecen de financiación. "Las inyecciones de dinero han llegado a los bancos pero estos no las han destinado a las empresas sino a solucionar sus propios problemas de liquidez en el mercado interbancario", lamentó el máximo responsable de la CEC.

Éstas son algunas de las conclusiones que se extraen de la radiografía del empresariado gaditano realizada a partir de un análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades). Según los resultados, los doce sectores sondeados atraviesan una situación de depresión similar, marcada, además de por los problemas financieros, por la reducción del poder adquisitivo de los consumidores, la bajada de la demanda y el incremento de los costes estructurales, así como por la baja cualificación del personal o la competencia desleal en algunos casos. Según calificó el vicepresidente de la CEC, la crisis se vive "al unísono", con efectos comunes y "sin grandes diferencias" entre ámbitos de actividad.

El declive económico se ha generalizado a toda la economía, incluida a la hostelería, y la previsión es que en 2009, la recesión alcance también al turismo porque "aunque se sigue viajando, las salidas serán cada vez más cortas, de menos días y con menos dinero", según reseñó González.

En base a estos indicadores negativos, el empresariado ha identificado una serie de medidas que puede contribuir a paliar la situación actual. Por supuesto, la primera urgencia es financiera, consistente en la reactivación del crédito, la flexibilización de la financiación y la continuación de la bajada de los tipos de interés. Otros aspectos prioritarios que advierten son la reducción de la presión fiscal; la disminución de la burocracia y una mayor implicación por parte de las administraciones públicas, a las que, además, reclaman un mayor control de la competencia desleal. En este punto hicieron hincapié ambos directivos de la CEC, que alertaron de que se está registrando un incremento de la economía sumergida y recriminaron que "las inspecciones se siguen centrando en las empresas que aparecen en la lista, que son las que pagan", y no en destapar a las que actúan fraudulentamente", apuntaron ambos responsables de la patronal. "No hay que aumentar el IVA, como se está planteando, sino recaudarlo de todos porque sigue habiendo muchos que no pagan", señaló Miguel González Saucedo.

Otro de los aspectos, polémicos, que propone la Confederación de Empresarios para mitigar las consecuencias de la crisis es la "flexibilización de la normativa de regula las relaciones laborales". No se trata, según explicó el presidente, de abaratar el despido, sino de que las empresas puedan ajustar sus plantillas a los niveles de actividad que tienen en cada momento.

Finalmente, González Saucedo lamentó la paralización de nuevos polígonos empresariales por la tramitación de Planes Generales de Ordenación Urbana, como es el caso de El Puerto y Jerez, donde hay previstos 1,5 y 5 millones de metros cuadrados de suelo industrial, respectivamente. Una de las consecuencias de esta falta de espacio es la fuga de empresas, como ha sido el caso de Zahav Motor, la constructora automovilística prevista en el Plan de Reindustrialización que tras valorar su implantación en Cádiz, se ha traslado a Málaga en busca del suelo que aquí no ha encontrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios