Coronavirus en Jerez La Real Escuela corre el riesgo de perder 6.000 cruceristas

  • La institución del Recreo de las Cadenas ingresa 80.000 euros por los turistas que llegan desde Cádiz entre abril y noviembre

Tareas de desinfección en el guadarnés de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre. Tareas de desinfección en el guadarnés de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre.

Tareas de desinfección en el guadarnés de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre.

La industria del turismo afronta el que va a ser el verano más difícil de su historia reciente. La pandemia del coronavirus Covid-19 ha provocado que la globalización, el mundo al alcance de la mano, se haya vuelto en contra de un sector que tiene en la movilidad y la libertad de movimientos sus grandes fuerzas. Pero lo peor es que la pandemia tiene un efecto en cadena perverso. No sólo se cae el viajero sino todos aquellos negocios que dependen de él. Si hay una institución a la que todo esto afecta en Jerez esa es la Real Escuela.

El hecho de que Cádiz haya perdido medio centenar de cruceros en lo que llevamos de pandemia ha tenido una seria repercusión en la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, que es uno de los destinos preferidos por los turistas que recalan en provincia por vía marítima.

Cada prórroga del confinamiento así como las restricciones del tráfico internacional de pasajeros no hacen más que agravar esta situación.

Se trata de turistas que después del espectáculo ecuestre van a bodegas y restaurantes

Jorge Ramos, director de la Real Escuela, ha destacado a este medio que los cruceros suponen 6.000 visitantes por temporada a la institución del Recreo de las Cadenas. “El año pasado nos llegó este volumen de turistas a través de operadores tales como BC Tours y TUI. En el ejercicio en curso los tenemos perdidos, al menos por el momento”, destaca Ramos.

El referido flujo de visitantes deja unos ingresos de 80.000 euros tan sólo en concepto de entradas en la Real Escuela. Se trata de buenos, muy buenos clientes.

Un hecho destacable es que este flujo de visitantes procedentes de los cruceros “no es especialmente significativo dentro de los cómputos globales de la institución, la cual es visitada anualmente por unas 200.000 personas”. Pese a ello se trata de un turismo de calidad, que adquiere las mejores entradas y suele tener un poder adquisitivo que se pone de manifiesto en la compra de recuerdos y merchandising.

Valor añadido

El director de la Real Escuela destaca igualmente que “se trata de unos visitantes que después de salir de la Real Escuela pasan el día en la ciudad, acudiendo a restaurantes y visitando bodegas, dejando de esta forma un valor añadido a su visita al Recreo de las Cadenas”.

Un hecho especialmente importante es que la temporada de visitas de cruceristas a la Real Escuela se prolonga desde el mes de abril hasta el mes de noviembre. Este dato viene a suponer que el primer mes ha quedado ya completamente perdido.

Desde que el Gobierno de España emitió el 12 de marzo un comunicado en el que prohibía la entrada en España de cruceros de cualquier origen por la pandemia se puso en cuarentena una importante fuente de ingresos económicos para la provincia y por ende para Jerez.

Estas cancelaciones, según informó recientemente Diario de Cádiz, pueden provocar (de hecho ya lo están provocando) un agujero económico a la provincia de unos tres millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios