Fuerzas de seguridad

El día más benemérito

  • La Guardia Civil celebró ayer su día patronal de la Virgen del Pilar con una misa en la Parroquia de Las Viñas que fue oficiada por el obispo diocesano, monseñor José Mazuelos.

La Guardia Civil de Jerez celebró ayer en la parroquia de Las Viñas la onomástica de su patrona, la Virgen del Pilar. La iglesia se llenó de público (literalmente no hubo asientos para sentarse) en una mañana de tiempo inestable que aconsejó la celebración de la misa a cubierto, visto el gran chaparrón que cayó sobre la ciudad a primeras horas de la mañana (suele hacerse en los jardines del cuartel).

El altar estuvo presidido por la bandera de España y por la Virgen del Pilar que la Benemérita custodia en sus instalaciones del Paseo del Retiro, así como por los titulares de la Hermandad de la Exaltación. Todos ellos estuvieron presentes a espaldas del obispo de Jerez, José Mazuelos, y el párroco de las Viñas, que fueron los encargados de oficiar la misa.

Entre las representaciones, cabe destacar el alto número de representantes militares, como el coronel del Ejército de Tierra, todos ellos encabezados, como anfitrión, por el capitán José Borrego, máximo representante de la Benemérita en la ciudad. Fue el conocido guardia civil retirado Jerónimo Osorio quien organizó el protocolo de un acto que contó con una misa rociera cantada por el coro parroquial.

Hubo una representación destacadísima del Cuerpo Nacional de Policía. Numerosos agentes de este cuerpo acudieron al acto solos o acompañados de sus familias, todos ellos con el comisario en funciones Francisco Álvarez al frente. La Policía Local igualmente estuvo presente en la conmemoración de este acto en honor de la Benemérita con su intendente jefe, Manuel Cabrales, al frente.

En lo que se refiere al ámbito institucional, destacar que la alcaldesa no acudió al acto aunque sí lo hizo el teniente de alcalde Francisco Camas, junto a varios representantes del partido popular como el diputado nacional Aurelio Romero que fue el encargado de portar, al final del acto, la corona de laurel que recordó a los agentes caídos en el ejercicio de su deber con España.

El poder judicial también estuvo muy presente, con la juez decana de la ciudad, Reyes Vila, y el fiscal jefe Francisco García Cantero, además de numerosos funcionarios y cargos de los juzgados jerezanos. Tampoco faltaron al acto el decano del Ilustre Colegio de Abogados de Jerez, Marcos Camacho O'Neale, así como reconocidos abogados de la ciudad como son los casos de Alfredo Velloso y el juez Manuel Buitrago.

La misa rociera, que aunque pueda parecer chocante es un clásico en las celebraciones de la Benemérita en Jerez, llenó de sones de la tierra un templo que como ya se ha dicho quedó abarrotado y que encantó al obispo diocesano. Fue él, en su homilía, quien fue hilando, en torno a la advocación del Pilar, la labor de la Benemérita Institución y su labor social en el mantenimiento del orden y la ley (como reza su himno).

No pudo menos el prelado Mazuelos que referirse en sus palabras a los últimos mensajes lanzados por el Papa Francisco. "Cualquier razón que ponga en duda la fe debe ser puesta en cuarentena". Incidió el obispo en el mensaje que ya lanzara con anterioridad al cobijo del templo de San Dionisio, durante el día de la celebración del patrón de la ciudad en pasado día 9. José Mazuelos dio gracias a la Guardia Civil. Y lo hizo por los más diversos motivos: desde los más simples a los más desconocidos. "Os doy las gracias de todos los fieles a los que represento en la Diócesis de Jerez Asidonia. Y lo hago para transmitiros la gratitud que sentimos porque estéis ahí para defender nuestros derechos, ya sea en las calles, en las carreteras o en esos cuarteles que están diseminados por los pueblos de España. Gracias por devolvernos siempre la calma y la tranquilidad", dijo el prelado, quien no se abstuvo de decir que el trabajo de la Guardia Civil "no siempre está totalmente valorado".

El acto, con las intervenciones del coro rociero, continuó con las ofrendas. En esta ocasión, un grupo de esposas de agentes llevó hasta el altar de la parroquia -donde el obispo las recibió- presentes tales como panes, vino, flores, un tricornio, una bandera y velas encendidas. El desfile, fue presidido por Reyes Vila y el diputado nacional Aurelio Romero, así como por el capitán José Borrego, mientras dos agentes portaban la corona de laurel que fue depositada a los pies del altar. Un viva a la Guardia Civil cerró el acto.

Con posterioridad, en las instalaciones de la Benemérita de su cuartel del Paseo del Retiro, se ofreció un jerez de honor seguido de la tradicional convivencia entre militares y civiles reunidos en honor de la patrona de la patrona de la Benemérita, la Virgen del Pilar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios