Sucesos

Salud sigue sin responder a la familia de la embarazada fallecida

  • Cerrada la vía penal se abrió la administrativa y la Junta no aporta las razones por las que no se pudo salvar a la niña de ocho meses nonata cuando su madre se desplomó en su casa

Imagen del salón del domicilio familiar donde Sonia Venegas se desplomó hizo en julio dos años. Imagen del salón del domicilio familiar donde Sonia Venegas se desplomó hizo en julio dos años.

Imagen del salón del domicilio familiar donde Sonia Venegas se desplomó hizo en julio dos años. / Pascual

El caso de Sonia Venegas, la joven embarazada de ocho meses que falleció en la calle Camino de Albadalejo de Jerez el lunes 16 de julio de 2018 sigue estancado en la vía administrativa después de que el SAS esté dando la callada por respuesta, asegura el abogado de la familia, Eduardo Bárcena. Como se recordará los hechos acaecieron por la mañana, mientras la madre de Sonia le preparaba el desayuno.

Las quejas familiares y su exigencia “de que se haga justicia” radican en que la gestante acudió al hospital de Jerez el fin de semana anterior a su fallecimiento”. Los hermanos Venegas critican con gran dolor el hecho de que su hermana “acudiera en multitud de ocasiones al hospital general de Jerez, tanto a Urgencias como a los controles de seguimiento, sin que en ningún momento la ingresaran”.

A la dolorosa muerte de la joven se unió el hecho de que ni siquiera se salvó la vida de la niña de ocho meses de gestación que llevaba en su seno.

El abogado de la familia, Eduardo Bárcena, ha destacado a este medio que “tras haberse presentado la demanda en vía administrativa, así como cuanta documentación médica e informes han sido requeridos desde el Servicio Andaluz de Salud, hasta la fecha no existe respuesta motivada por parte de dicho Organismo”.

El abogado de la familia asegura que “no se hizo nada por salvar la vida de la niña”

Según indicó el letrado, “en la citada reclamación se solicitó que el Servicio Andaluz reconociera la mala praxis del servicio, tras diversas asistencias en el servicio de Urgencias del Hospital de esta ciudad, donde nada se hizo, ni por salvar la vida de la madre, ni la de su hija que al hallarse en el octavo mes de gestación podría haber sido salvada mediante una simple cesárea”.

Obviamente, lo que pretende la defensa, una vez que se cerró la vía penal, es que “la familia de la fallecida Sonia Venegas sea indemnizada por la muerte de ésta, así como la de su hija. En su día ya se consiguió poder enterrar a la madre e hija, pero tras aportar todos los informes todavía el SAS no se ha pronunciado respecto a la reclamación efectuada”.

“Entendemos que al existir mala praxis por parte del Servicio Andaluz de Salud, la Administración debe resarcir el daño ocasionado a la familia. En tal sentido esperamos que se pronuncien con la máxima celeridad posible y al menos en parte poder compensar el daño sufrido por toda la familia ante un hecho sin precedentes”.

Entre los muchos sufrimientos padecidos por la familia Venegas se encuentra el hecho de que tuvieron que esperar nada menos que cuatro meses para poder enterrar a la pequeña nonata, que quedó durante todo este tiempo en los refrigeradores del instituto Anatómico Forense.

No en vano, la pequeña fue enterrada en noviembre tras fallecer en julio. Fue el viernes, día 16 de noviembre de 2018, cuando la pequeña pudo ser enterrada en el cementerio municipal ‘Nuestra Señora de la Merced’ en el transcurso de una ceremonia íntima y en la misma los familiares pudieron empezar a cerrar un capítulo que comenzó el pasado 16 de julio cuando Sonia, de 38 años, se desplomó en su domicilio y falleció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios