Jerez

"Es esencial que en octubre comience a venderse la oferta de Jerez para 2012"

  • Uno de los principales objetivos del delegado es poner en los mercados cuanto antes los atractivos del 'destino Jerez' · Apuesta por "dar un cambio radical a la Fiesta de la Bulería dentro de la austeridad"

Antonio Real es tan conocido en Jerez como en toda la provincia. Este roteño de nacimiento, jerezano de adopción y experto en turismo por devoción fue director del Hotel Jerez antes de ser nombrado director general del Grupo HACE, siglas que resumen el sugerente nombre de Hoteles Andaluces con Encanto. Concejal por decisión popular y designado delegado local de Turismo, Cultura y Fiestas por la alcaldesa, María José García-Pelayo, comienza su mandato con un firme propósito: comenzar a vender las maravillas de Jerez en los mercados nacionales e internacionales cuanto antes. ¿Cómo se consigue eso? Pues teniendo muy claro cuáles serán los ciclos festivos, culturales y turísticos que se van a acometer el año próximo y tenerlos listos en octubre, cuando serán presentados en Madrid y, con una alta probabilidad, también en Valencia. El empeño deberá ser especialmente grande pues apenas restan cuatro meses y agosto, ya se sabe, tan sólo existe en el calendario.

- Bajo su punto de vista ¿qué importancia tiene en la actualidad el turismo en la economía jerezana?

- Vital, el turismo es vital para Jerez. Ya ni siquiera hablamos de sector productivo sino de industria. Una de las características de esta industria es que necesita de muchas políticas transversales, es decir, para que el turista esté a gusto necesita de calles limpias, buenas comunicaciones, profesionales bien formados y sentirse seguro, algo que es muy importante. Todo lo que consigamos a este respecto permitirá que el turista repita y vuelva a visitarnos. El turismo, ya se sabe, es tan especial que hasta permite conocer el grado de bienestar de una zona: el turista no va a lugares donde los propios habitantes no están a gusto. Cualquier tipo de conflicto, como puede ser hasta una huelga, tiene una repercusión negativa en esta industria.

- Imagínese la situación. Es domingo, en pleno julio o agosto. Una pareja de turistas pasea por la calle Larga sin ningún negocio abierto en cientos de metros a la redonda. ¡Qué mala promoción!

- Le puedo asegurar que con trabajo la ley de la oferta y la demanda, que es a fin de cuentas de lo que se trata, cambiará. Si las políticas de comercialización que deseamos desarrollar prosperan tendremos más visitantes y por tanto necesitarán de mayor número de empresas de servicios.

- El dominio del inglés en la hostelería jerezana brilla por sus graves carencias...

- Ciertamente no tenemos niveles tan competitivos como otros países, pero le recuerdo que el 65% nuestros turistas en la actualidad son nacionales y un 35% extranjeros. La mitad de los nacionales, además, son andaluces, ese decir, vecinos nuestros. Pese a todo, debo señalarle que los índices de satisfacción por idioma se están incrementando.

- ¿Es difícil innovar a la hora de centrar la atención de los turistas en un nuevo atractivo?

- Le puedo decir que hay puntos de Jerez que me encantan, como por ejemplo la Biblioteca Municipal, la más antigua de Andalucía, que data de 1873 y es realmente atractiva. El edificio de corte inglés del Depósito de Sementales es también una maravilla a explotar. A este respecto, se emprenderán conversaciones con el Ministerio de Defensa.

- Los tradicionales ciclos de verano están de capa caída. Es el caso por ejemplo de 'Noches de Bohemia' o los Viernes Flamencos'. ¿Apuesta por revitalizar estas citas veraniegas?

- Por supuesto que apuesto por ellos. Es más, trabajamos muy duro en la actualidad para sacar los carteles. Se hará lo que se pueda hacer. El objetivo es que en octubre la ciudad presente toda su oferta turística, cultural y festiva para 2012. Es fundamental para ponerla en valor y, lo más importante, para que se puede colocar cuanto antes en los mercados. La Mesa del Turismo será fundamental para mí a la hora de comercializar la oferta. Lo prioritario es poner a la venta todo nuestro inventario turístico cuanto antes para que sea atractivo.

- Hay quienes dicen que la Fiesta de la Bulería se ha convertido en un inmenso botellón con pescaíto frito. ¿Ve posible otra fórmula?

- La Fiesta de la Bulería va a cambiar. Necesita un cambio radical como, por ejemplo, en su duración. Debe ser más corta y lo que allí se ofrezca deberá ser una muestra de la idiosincrasia y el arte de Jerez, es decir, del flamenco de Jerez.

- Dentro de nada estarán aquí las Fiestas de la Vendimia, un ciclo festivo sobre el que se vienen dando palos de ciego desde hace años. ¿Debe ser el vino su principal protagonista?

- Haremos algunos cambios sobre lo hecho anteriormente, para darle cabida también a otros atractivos como son el flamenco, los caballos y la gastronomía. En buena parte, las Fiestas de la Vendimia dependerán del grado de implicación de las bodegas. Y vuelvo a recordar que antes de octubre deberá estar cerrado un avance de que lo vayamos a hacer en 2012.

- La Navidad es otro de los grandes potenciales de las fiestas jerezanas. ¿Qué planes tiene para ella?

- Pues uno de ellos es la declaración de nuestras tradicionales zambombas como bien de interés cultural. Vamos a preservar la forma en que vivimos esta celebración, así como todo aquello que la rodea, caso de los belenes, la repostería navideña... Es una celebración que puede atraer a muchos visitantes.

- Pregunta simple y directa: ¿Qué hacemos con el Carnaval de Jerez?

- Habrá que estudiarlo detenidamente, ver los proyectos que nos lleguen y, por supuesto, no gastar dinero sin ton ni son.

- Hay hoteleros que dicen que pocas cosas más indeseables hay para su negocio que una Feria y un Gran Premio de Motociclismo que coincidan...

- No les falta razón. Ya estamos trabajando en ello. No habrá solapamiento porque vamos a movernos donde haga falta para que no sea así.

- La Feria, que ha llegado a ser calificada por algunos políticos locales como una verbena, ha visto disminuir en los últimos años el número de caballos y enganches en el Real. ¿Consecuencia de la crisis? ¿Quizás de la mala planificación?

- Si algo hay que hacer en Feria es guardar la imagen. La Feria del Caballo es, ante todo, estética. La fiesta gira en torno al vino, los caballos y el flamenco. Las ordenanzas van a ser modificadas y se pondrán en conocimiento de todo el mundo. En ellas se dirá cómo hay que actuar. Debemos tener muy en cuenta qué es lo que desean quienes nos visitan en Feria. Quieren baile y no ritmos discotequeros, al menos durante el día. Queremos cuidar la fiesta y preservarla. No es de recibo que estés en una caseta señera y en la que de al lado estén de fiesta-disco a las cuatro de la tarde. No es lógico ni recomendable. Para eso están las discotecas, no la Feria. Otro de nuestros planes es dotar a la Feria de una oficina de prensa.

- ¿En qué hemos ido para atrás en estos años?

- La ocupación de los hoteles se encuentra en una meseta (ni sube ni baja) desde hace cinco años. Jerez no está generando demanda. Es por ello por lo que nos preguntamos en qué se ha fallado y lo primero será poner nuestra oferta cuanto antes en el mercado como ya le había señalado.

- Organizar una cabalgata en Jerez y agradar a todo el mundo es prácticamente imposible...

- Las cabalgatas dependen en gran parte del dinero que se invierta en ellas. Nuestros presupuestos serán austeros, pero pese a ello todo está sujeto a estudio aunque mirando ante todo el precio. No vivimos unos tiempos como para gastar a lo loco.

- Roteño de nacimiento, jerezano de adopción y profesional que tiene en la provincia su área de trabajo... ¿Cuál es el principal valor de Jerez?

- Jerez es un diamante en bruto, un diamante por pulir. Agosto es el mes de mayor ocupación. "Será porque Jerez es muy guapa", que diría mi amigo Faustino (Rodríguez). Ese es el modelo a seguir. ¿Por qué llenamos? Porque Jerez ofrece lo que otras ciudades no tienen: la posibilidad de excursiones radiales, un buen patrimonio, la cercanía a la playa y las comodidades de una gran ciudad. Si a todo ello le añadimos un circuito de velocidad mundialmente conocido aparte de sus atractivos clásicos del vino, los caballos y el flamenco nos encontramos con ese diamante en bruto que le decía. ¿Qué nos falta? Pues contar lo que tenemos y difundirlo a todo el mundo.

- Turismo de congresos, ecuestre, enológico... hasta el turismo de cruceros últimamente recala en Jerez. ¿En la variedad está el gusto?

- Pues sí. Debemos tener en cuenta factores tales como que un porcentaje muy alto de visitantes vienen a España atraídos por su gastronomía y sus vinos. La tematización es muy importante para esta industria que, recuerdo, es vital para Jerez.

- ¿Alguna novedad sobre el Palacio de Congresos?

- Más bien sobre Ifeca. Nos gustaría reconvertirla como Palacio de Congresos de tal forma que quien tenga intención de organizar una exposición pueda decantarse también por la celebración de un congreso. Y viceversa: si va usted a celebrar un congreso, ¿qué tal ofrecer a sus asistentes un área expositiva? No se puede olvidar que Ifeca tiene en sus alrededores unas 1.600 plazas hoteleras. El coste de los desplazamientos es mínimo, algo importante desde un punto de vista económico pues se puede llegar al Palacio dando un paseo.

- Con absoluta sinceridad: ¿Se puede hacer una buena gestión sin apenas dinero?

- Se puede intentar. Hay que innovar, difundir y provocar a los clientes con nuestra oferta.

- Terminemos con el panorama cultural. El Museo Arqueológico lleva tanto tiempo cerrado que hace honor a su nombre, del Museo de Lola Flores nada de sabe y la Ciudad del Flamenco es la obra de nunca acabar...

- Para nosotros la reapertura del Museo Arqueológico es una prioridad y una parte esencial de nuestra riqueza patrimonial. Sobre la Ciudad del Flamenco le digo que para como están las obras 2013, el Año Internacional de Flamenco, está demasiado cerca. Yo, con absolutamente sinceridad, apuesto por aplazar dicha celebración. ¿Cómo se celebra un Año Internacional de Flamenco con una Ciudad del Flamenco sin terminar? La respuesta es no. No me parece lo más adecuado. Como poco se debería aplazar un par de años.

- El Villamarta tampoco vive sus mejores momentos, con graves problemas de pago a las compañías que allí actúan...

- Habrá que analizar programaciones y ver resultados. Lo que sí le puede asegurar es que el Teatro Villamarta es muy importante para esta ciudad. Es una de las joyas de la corona. Veremos qué podemos hacer, pero siempre, lo vuelvo a repetir, desde la austeridad.k

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios