Jerez

Una fundación que trata de dejar atrás sus problemas económicos

Exterior del Palacio del Tiempo de La Atalaya. Exterior del Palacio del Tiempo de La Atalaya.

Exterior del Palacio del Tiempo de La Atalaya. / pascual

La Fundación Andrés de Ribera ha pasado sus peores momentos pero la incertidumbre económico sigue muy presente. Salvó los muebles hace apenas cuatro años con la venta de un inmueble en la calle Ancha, una operación que le permitió liquidar parte de su deuda pero aún sigue siendo una institución necesitada de subvenciones públicas para poder subsistir puesto que las actividades económicas que desarrolla no cubren la totalidad de sus gastos, aunque se hayan acometido medidas para reducirlos.

Para empezar, aún tiene que concretarse qué va a pasar con su órgano rector. La Diputación Provincial, uno de sus patronos junto al Ayuntamiento, ya ha iniciado los trámites para desvincularse de esta institución, que pasará a ser de responsabilidad totalmente municipal. Según los datos correspondientes al presupuesto del pasado ejercicio, la fundación tenía previsto obtener unos ingresos de explotación de unos 241.000 euros, que se sumarían a los 120.000 euros aportados por las administraciones públicas implicadas en su gestión.

Ahora con los fondos europeos se hará una importante inversión de más de 600.000 euros en la sala de proyecciones El Misterio de Jerez y rehabilitar el Salón Don Jorge para tratar de mejorar los ingresos por el alquiler de estos espacios al adaptarlos a las normativas y a los últimos avances tecnológicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios