Jerez

¿Hay aquí gato encerrado?

  • Denuncian que el Alcázar ha iniciado una campaña contra una supuesta colonia felina

  • El Ayuntamiento dice que sólo se ha actuado de cara a un gato de la Torre del Homenaje

Imagen días atrás de una de las entradas al Alcázar, junto a la Torre del Homenaje. Imagen días atrás de una de las entradas al Alcázar, junto a la Torre del Homenaje.

Imagen días atrás de una de las entradas al Alcázar, junto a la Torre del Homenaje. / pascual

Comentarios 1

A raíz de la limpieza y preparación de la Torre del Homenaje para su reapertura al público el próximo mes de noviembre, los responsables del monumento descubrieron que un gato había hecho de aquel espacio su casa, en la que entraba, orinaba y demás en unas alfombras que hay allí. Para evitar que entrara de nuevo el animal y se quedara encerrado una vez repuestos los cristales rotos de esta zona, desde el Alcázar se pensó en 'cazarlo' con una jaula que se utiliza habitualmente para las palomas. Aún así, se confiaba que una vez limpio todo el gato decidiera no regresar.

El hecho de recurrir a dicha jaula suscitó las quejas de asociaciones como Jerez Felina y una serie de particulares que apuntaron este hecho como una "campaña para la eliminación de los gatos del conjunto monumental". "No hay nada de eso, sólo este gato que se colaba dentro de la Torre del Homenaje. Pero aquí había y hay gatos como en cualquier otro espacio abierto. Van y vienen y no generan distorsión alguna. Nunca hemos tenido ningún problema especial con eso", apuntan responsables del Alcázar, que aseguran que es "una historia que se ha montado de la nada y no hay ninguna campaña contra los gatos, simplemente ese gato puntual de la Torre, que no hemos vuelto a ver".

Desde Jerez Felina, Begoña Fernández justifica las denuncias con que fue un propio empleado del monumento quien dijo que la población felina había aumentado en el Alcázar y que la querían "fuera de allí". Es lo que provocó que Jerez Felina denunciara este hecho. Aseguran que las personas que cuidan de las colonias de alrededor dijeron que "no había problemas de masificación de gatos en el Alcázar. Tratamos de hablar con los responsables del monumento y ninguno se puso al teléfono y el único que nos atendió fue un vigilante que dijo que al principio fue un gatito y que no pasaba nada, pero que luego fueron más y que los querían fuera de allí". La asociación explica que hay métodos como el Plan CER (captura, esterilización, retorno y gestión de las colonias) "para capturar, esterilizar, controlar sanitariamente y devolver a su entorno a esos animales, que se mantendrían en un número reducido y en buen estado de salud". Una iniciativa que ya ha sido aprobada en junta de gobierno y que irá a pleno próximamente para el control y gestión de colonias felinas en la ciudad. "Nos llama la atención todo esto porque el Alcázar no es precisamente un entorno en el que sea necesario tomar medidas drásticas con los gatos, cuando su patronato precisamente ya apostó en su día por alinearse con monumentos como la Alhambra de Granada, donde hay un control ético de gatos del monumento, que han pasado a ser un atractivo turístico más para los cientos de miles de personas de todo el mundo que la visitan".

Este control de la colonia felina lo harían voluntarios que vigilan lo que comen (que sea pienso seco), en lugares apartado de la gente, que se retiren los envases, que no enfermen... "Los gatos son territoriales así que no permiten que accedan otros de fuera. Tener un grupo de gatos en el Alcázar les garantiza que no vienen otros de la calle, no marcan y no hay peleas", dicen. Desde Jerez Felina destacan que en la zona de Recursos Humanos "sí que se llevaron los gatos en su día porque molestaban a la limpiadora. Baste que una persona llame a Medio Ambiente quejándose de un gato para que el Ayuntamiento coja una jaula y se los lleve", denuncian a pesar de que el Consistorio "ya ha prometido que actuarán de otra forma. De hecho, hay una partida presupuestaria para ello esperando a ser liberada". Fernández se lamenta de que para la ley sólo existan "animales con dueño o abandonados, así que el gato que está en la calle tiene que ser retirado. Y el cambio va en eso, en darle consideración jurídica al gato feral, algo que ya se hace en otras ciudades. El gato es un animal de segunda o tercera y de hecho son considerados plagas por mucha gente".

Desde el Alcázar dicen que no tienen ningún problema en reunirse con Jerez Felina para aclararles toda esta situación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios