DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Gran Premio de Motociclismo en Jerez Si nada hubiera ocurrido...

  • La pandemia deja a Jerez sin Gran Premio y con la incertidumbre de saber si la prueba podrá celebrarse más adelante

  • El bullicio y el ruido de motores se vio sustituido por el silencio

La explanada que se utiliza para el aparcamiento de motocicletas durante el Gran Premio. La explanada que se utiliza para el aparcamiento de motocicletas durante el Gran Premio.

La explanada que se utiliza para el aparcamiento de motocicletas durante el Gran Premio. / Vanesa Lobo

Si nada hubiera ocurrido, no habría amanecido cuando la mítica pelousse del Circuito jerezano ya estaría repleta de público, a pesar de que aún quedaran horas para la primera carrera.

Habrían sido unas primeras horas de la mañana de intenso ajetreo en el entorno del circuito, con centenares de guardias civiles regulando el tráfico para que la llegada de los aficionados al trazado fuera lo más fluida posible, mientras la zona de aparcamientos se iba convirtiendo en un mar de motocicletas que parecía no tener límites.

Las carreras habrían comenzado a eso de las once de la mañana y los aficionados habrían vibrado con los Márquez, Rossi, Dovizioso, Viñales o Rins, entre otros.

Y, si nada hubiera ocurrido, el Circuito se habría inundado de tensión a eso de las dos de la tarde al inicio de la prueba grande, la de Moto GP, que proclamaría al rey de este año en Jerez. Minutos antes, se habrían conocido los datos de asistencia al Gran Premio que tanto gustan a políticos y periodistas para fijar el grado de éxito de la edición correspondiente.

Y a eso de las tres y media, cuando el ganador de Moto GP hubiera subido al podio y regado con champán a los miembros de su equipo, las carreteras del entorno del trazado se habrían cerrado para permitir la salida masiva de los miles de aficionados, que volverían a sus lugares de residencia no sin antes pasar por debajo de una pancarta situada en una de las pasarelas de la autovía de Arcos recordándoles que el año próximo volverán a tener una nueva cita con Jerez.

Sin embargo, el maldito coronavirus ha podido con todo dejando una pelousse silenciosa y una zona de aparcamientos desierta, haciendo que los aficionados traten de matar el ‘gusanillo’ viendo una carrera de pilotos virtual a través de los canales oficiales del mundial de motos y sin poderse colocar ese cartel que desea a los moteros un feliz regreso a sus hogares.

La duda está en saber si la evolución de esta pandemia permitirá la celebración de este tipo de grandes eventos deportivos, que tanto reporta a la economía local, en los próximos meses. Eso sí, con coronavirus o sin él, Jerez seguirá vibrando con su mundial, ya sea en mayo o en otra fecha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios