Jerez

"Nosotros hacemos todo lo que podemos por ayudar, pero ellos nos dan la vida"

Ana María Niñero y Cristóbal Jiménez son una pareja de 'superabuelos', de 62 y 65 años respectivamente, que comentan qué se entiende por 'superabuelo' y que relatan un poco de su labor para con sus hijos y nietos. Para ambos: "Todos los abuelos que intenten ayudar en la medida de lo posible tanto a hijos como a nietos son 'superabuelos', sin distinguir entre aquellos que pueden intervenir más o menos teniendo en cuenta la salud de cada uno pero sí resaltando la labor de algunos abuelos que, por situaciones mucho más delicadas como alcoholismo o drogadicción, deben hacer las veces de padres de sus propios nietos". Teniendo claro su concepto, este matrimonio, padres de cuatro hijos y abuelos de tres nietos, hace especial énfasis en lo beneficioso de su posición que, para muchos, puede ser vista como una herramienta de la que los hijos abusan sin tener en cuenta las circunstancias de los padres y que, por el contrario en el caso de Ana María y Cristóbal, supone un factor que les aporta tranquilidad y felicidad. Ana María comenta: "Nosotros ponemos de nuestra parte todo lo que podemos por ayudar a nuestros hijos, pero lo que hacen ellos por nosotros es mucho más. Nos están dado vida al dejar que nos hagamos cargo de nuestros nietos". Al tiempo que Cristóbal añade: "Nuestros nietos nos alivian las penas cada día y da mucha alegría poder disfrutar de ellos y verlos crecer cada día".

Sin embargo, es interesante recalcar su actitud con respecto al tiempo que pasan sus nietos en su casa. Durante la época escolar no se encargan de los nietos con tanta asiduidad, pero una vez finalizado el colegio, los niños pasan a vivir casi todas las vacaciones en casa de los abuelos, dado que los padres, ambos por fortuna, tienen trabajo y sólo pueden ir a recogerlos por la tarde. Debido a que los niños pasan tanto tiempo con los abuelos, Ana María y Cristóbal comentan que: "Nuestra hija no quiere que los niños se acostumbren a estar sólo con nosotros y, aunque para nosotros no supone ningún problema, intentamos que no se apeguen demasiado para que tengan claro que el rol de padres lo ejercen sus padres, no nosotros". En referencia al tiempo, ambos son una muestra estupenda de la buena gestión que hacen de él, dado que son capaces de mantener multitud de actividades, tanto en casa como en el centro de día al que acuden, y hacer partícipes de ella a sus nietos.

"Nosotros nos los llevamos a las clases de baile, pintura, cante, etc... y ellos se integran y aprenden mientras nosotros disfrutamos compartiendo tiempo con ellos y aprendiendo", comenta Cristóbal.

Tanto Ana María como su marido recalcan que, para un buen abuelo, el tiempo con los nietos nunca es suficiente y que en ningún momento ellos les limitan u obligan a abandonar su tiempo de ocio o sus hobbies. Ana María afirma: "Están a nuestro lado, no suponen ninguna carga, problema o impedimento dado que los integramos en nuestras vidas y actividades".

Además de su cuidado, ambos 'superabuelos' han contribuido muy satisfactoriamente en la educación de sus nietos. Ana María cuenta que les ha enseñado lo que es el respeto hacia los animales a través del contacto directo con sus propias mascotas, que a su vez ha propiciado que los pequeños conozcan lo que es la responsabilidad. Alimentar, cuidar y mimar las mascotas, además de costumbres como ponerse el baby o lavarse las manos antes de comer son algunos de los valores que estos dos 'superabuelos' llevan a cabo. Una labor ejemplar para con sus hijos y nietos, a los que no sólo cuidan con cariño y esmero, sino que además les inculcan valores que nunca olvidarán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios