Jerez

El hospital registró durante el año pasado ocho donaciones de órganos

  • La negativa familiar está en torno al 17%, aunque en 2013 no se produjo ninguna El centro sanitario realizó 12 trasplantes de córneas, 19 trasplantes autólogos de médula y 18 alogénicos

El hospital de Jerez consiguió durante el pasado año ocho donantes, siete de ellos de órganos y uno de tejidos (córneas y huesos), lo que supuso la extracción de 14 riñones, cinco hígados, un pulmón, diez córneas y una donación ósea, teniendo en cuenta que no todos los órganos son siempre válidos para ser trasplantados. El centro sanitario se mantiene normalmente en esta media de donaciones, al tratarse además de un hospital que sólo realiza extracciones y no trasplantes de órganos, salvo en el caso de córneas y médula ósea, para los que está acreditado. En este sentido, el pasado año se realizaron 12 trasplantes de córneas, 19 trasplantes autólogos de médula ósea (con células del propio paciente) y 18 alogénicos.

El coordinador de trasplantes del hospital de Jerez, el doctor Francisco Carrizosa, señala que el centro sanitario está dentro de la media nacional, con 35,2 donantes por millón de población, aunque ha habido años con algún pico como en 2012 cuando se consiguió un récord histórico de 13 donantes.

La negativa familiar a la donación se mueve también en niveles parecidos a los del resto del país, el 17%, aunque curiosamente durante el pasado año no hubo en Jerez ninguna negativa, un aspecto que el propio Carrizosa admite que en cierta manera puede ser circunstancial. De hecho, en lo que llevamos de año, de cuatro posibles donantes, en uno hubo negativa familiar y en otro caso, contraindicaciones médicas impidieron la donación. Para hablar de la evolución de la negativa a donar por parte de los familiares habría que retrotraerse a periodos más amplios y es entonces cuando se observa los avances que se producido, gracias -afirma Carrizosa- a las campañas de sensibilización e información, sobre todo, entre personas jóvenes. De hecho, en la década de los 90, el porcentaje de negativas familiares estaba entre el 30 y el 35%. No obstante, el coordinador de trasplantes subraya el difícil momento en que se plantea a la familia la petición para que done los órganos del fallecido. "Es realmente muy duro, porque las familias están muy afectadas, son enfermos que fallecen prácticamente de un día para otro, que aunque tenían patologías estaban tratados con medicamentos y hacían una vida normal. Una muerte siempre es inesperada y si la donación se pudiese plantear a la familia tres meses después de la muerte, igual la respuesta sería distinta".

Recuerda además que aunque según la ley todo el mundo es donante a no ser que se pueda demostrar lo contrario, en la práctica no hay donación sin la autorización familiar e incluso tampoco la hay en el caso de una persona que por ejemplo carezca de familia. "Por eso el carné de donante es bueno tenerlo, pero es algo simbólico. No se hace nada si la familia no lo permite, pero también es cierto que no he visto ningún familiar que transgreda la voluntad del fallecido".

De las personas que donaron órganos el pasado año en el hospital de Jerez, siete eran enfermos ingresados en la UVI que fallecieron en situación de muerte encefálica, como consecuencia de un accidente vascular. Es significativo, según indica Cariñosa, el cambio del perfil del donante que se ha producido en los últimos años debido a un descenso espectacular de las muertes por accidentes de tráfico. Antes el donante potencial era mayoritariamente una persona joven, que fallecía en un accidente de tráfico por un traumatismo craneoencefálico. Pese a ello el número de donantes de órganos ha crecido de forma significativa en España, muy por encima de cualquier otro país europeo y también de Estados Unidos. Hoy en día, según explica Carrizosa, sólo un 3% de las donaciones a nivel nacional provienen de un donante que muere como consecuencia de un accidente de circulación. "Afortunadamente desde 2005, gracias a la nueva normativa de seguridad vial, han descendido mucho".

El donante potencial está ahora en una edad media más alta, 61 años y medio tanto en Andalucía como en el resto del país. En el caso del hospital de Jerez, el pasado año la edad media de los donantes fue incluso superior, 65,7 años. Contribuye también el hecho de que Jerez no cuente con la especialidad de Neurocirugía por lo que los pacientes con una hemorragia cerebral en los que se plantea una intervención quirúrgica son derivados al Puerta del Mar de Cádiz. Si finalmente fallecen, la donación se produce en este último hospital.

Carrizosa valoró, por otro lado, la importancia de hitos como el que se produjo hace unos días cuando España batió su récord de trasplantes, y se consiguió trasplantar en 24 horas a 45 personas con órganos procedentes de 16 donantes. El coordinador del hospital de Jerez destacó, sobre todo, el esfuerzo de coordinación que supone un hecho así y "da idea del buen funcionamiento de la Organización Nacional de Trasplantes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios