Jerez

Los hosteleros ven con recelo que se legalicen las 'casetas modernas'

  • Advierten de los problemas de seguridad que suelen producirse en estas zonas así como de la pérdida de esencia de la celebración

  • Apuestan por la concentración bajo estricta vigilancia

Policías nacionales de la Unidad de Intervención Policial patrullando por uno de los paseos de la Feria del Caballo. Policías nacionales de la Unidad de Intervención Policial patrullando por uno de los paseos de la Feria del Caballo.

Policías nacionales de la Unidad de Intervención Policial patrullando por uno de los paseos de la Feria del Caballo. / pascual

Comentarios 2

Los hosteleros que suelen trabajar los meses de mayo en el González Hontoria no comparten la idea municipal de que las casetas de la Feria del Caballo vayan a dividirse ahora entre tradicionales y 'modernas'. Más que nada, según destacan a este medio, porque no tienen clara cuál será su ubicación y cómo se afrontarán los problemas de orden público que estos establecimientos suelen causar.

El proyecto municipal de las nuevas ordenanzas de la Feria del Caballo contempla los dos tipos referidos de casetas: la tradicional "en la que se ha de disponer obligatoriamente de cocina, con música propia de Feria"; y la caseta no tradicional, "en la que se permitirán elementos más innovadores en cuanto a fachada, decoración e instalación de equipos de luminotecnia".

"Cuando se producen altercados estos se expanden como si fueran una mancha de aceite""Si a un hostelero le cae al lado una 'caseta discoteca' las pérdidas las tiene aseguradas"

Los caseteros ven problemas en la distribución de estas casetas por el parque González Hontoria, ya que cualquiera que sea la decisión ésta tiene 'contras'. Quizás la única solución pase porque todas se ubiquen en la misma zona bajo un estricto control policial.

José Muñoz, conocido también por el sobrenombre de 'Rody' (como su céntrico y veterano bar) es una verdadera institución en la Feria del Caballo de Jerez. No en vano ha estado durante 52 años regentando casetas en el recinto ferial. Para este año, asegura, tenía en mente "dotar a la Feria del mejor restaurante de todo el Real, pero para ello era necesario una ubicación buena". El hecho de que las casetas 'modernas' pudieran instalarse (como parecer ser que se hará) en la misma zona del recinto no convence al veterano hostelero. "Si todas se ubican juntas en cuanto se produce una pelea, algo que sucede todos los años, la bronca se expande como una mancha de aceite. Y lógicamente hay un problema de orden público importante".

La solución sería "ponerlas separadas, pero entonces se tiene el problema de que los vecinos, pared con pared, sufren las consecuencias y pierden negocio". A este respecto José Muñoz recuerda que la inversión para colocar una buena caseta en el recinto ferial asciende a varios miles de euros. "Lo que quieres es rentabilizar tu inversión y no pegarte un batacazo. Todos los caseteros nos lo hemos pegado en alguna ocasión".

Otro destacado casetero es Francisco Toro, propietario del Mesón Toro, ubicado en la céntrica calle Porvera, además de otros negocios.

Según apunta a este medio "si una de esas casetas modernas te coge al lado ya tienes un problema. Si no te dedicas a la juventud, sino a dar comidas y bebidas, tu negocio se ve seriamente resentido". Para Toro, "la mejor solución sería colocarlas todas juntas pero bajo una estricta supervisión y control tanto a nivel de horarios de apertura, de venta de alcohol a menores y de seguridad pública. La verdad es la Policía debería estar controlando la zona mientras las casetas estuvieran abiertas". De forma absolutamente taxativa reconoce que repartir esas casetas modernas (también conocidas como 'casetas discoteca') por todo el recinto ferial "es una verdadera locura".

Otro veterano de los entoldados es Juan Carlos Carrasco, reconocido hostelero que monta caseta bajo su propia firma. "Personalmente considero que la Feria del Caballo ejerce una gran labor de promoción de la ciudad. Es decir, hay gente que nos visita porque gustan de la gastronomía que se hace en la zona. Es por ello que, la verdad, no veo yo una caseta en la que no se ofrezcan comidas y sólo se dediquen a la bebida y la música". Igualmente considera que el hecho de que se permitan elementos más innovadores puede romper la estética de la celebración".

Tal y como señalan sus compañeros de profesión, "todo depende de la ubicación que se le vaya a dar a esas casetas, quizás más allá de los cacharritos... no sé. También debemos reconocer que en esa zona siempre suelen darse problemas de seguridad". Pese a todo, Juan Carlos Carrasco reconoce que en la Feria del Caballo "todo el mundo tiene derecho a divertirse, tampoco lo podemos olvidar. Lo evidente a tener en cuenta son las formas en la que uno puede divertirse. Pese a todo creo que no es el momento para dar el paso". Hay mucho que hablar a este respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios