Jerez

La importancia histórica del voto concepcionista en Jerez

  • En el año 1607, la ciudad proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción de María en la histórica capilla del Voto

Todas las mañanas son cientos de jerezanos quienes se acercan a la capilla del Voto en San Francisco. Todas las mañanas son cientos de jerezanos quienes se acercan a la capilla del Voto en San Francisco.

Todas las mañanas son cientos de jerezanos quienes se acercan a la capilla del Voto en San Francisco. / vanesa lobo

Comentarios 1

El próximo año se cumplirá el setecientos aniversario de la proclamación del voto inmaculista en nuestra ciudad. Dos siglos antes de que la Iglesia proclamara el Dogma Concepcionista por parte del Papa Pío IX en el año 1854. Estamos ante una efeméride con el suficiente calado como para que tenga un especial tratamiento por parte de las hermandades de Jerez, según nos adelantaba en una entrevista el pasado domingo el presidente de la Unión de Hermandades, Dionisio Díaz. Pero haciendo repaso de nuestra historia, y a cinco días de la celebración de la solemnidad, habría que destacar que la ciudad de Jerez hizo la jura de la defensa de dicho voto en la capilla de la Concepción del convento de San Francisco.

Hoy día, dicho enclave es conocido por todos los jerezanos como la capilla del Voto. Un lugar que ha sido restaurado hace algunos años rescatándose todo su valor arquitectónico para el disfrute de los feligreses que lo visitan cada día. Allí podemos encontrar un retablo barroco que preside la capilla. En la calle central del retablo se puede observar la imagen de la Inmaculada del Voto, de autoría desconocida. Algunos historiadores apuntan la posibilidad de que fuese la misma que presidió este hecho histórico de la declaración del dogma concepcionista por parte de los caballeros jerezanos que representaban a la milicia y la aristocracia. Una imagen que pudo haber sido readaptada a los gustos posteriores del imperante barroco.

Era tradicional en Jerez renovar este voto inmaculista cada año en su festividad. Acudía al convento de San Francisco toda la corporación municipal bajo maza para darle aún más suntuosidad al acto civil y religioso. Todavía lo recuerdan algunos y comentan que era tradicional colocar unos grandes paños azules en los balcones altos que se encuentran bajo la bóveda de cañón. Era un acto histórico que cada año se vivía con intensidad y que ha sido olvidado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios