Jerez

El 'Impuesto de las Hipotecas' le cuesta a los jerezanos 1,5 millones al año

  • Los expertos inmobiliarios Francisco Escot y José Luis Romero coinciden en que "el cliente terminará pagando" un impuesto que se embolsa la Junta de Andalucía

Retrospectiva de carteles de venta de viviendas en el centro de Jerez. Retrospectiva de carteles de venta de viviendas en el centro de Jerez.

Retrospectiva de carteles de venta de viviendas en el centro de Jerez. / Vanesa Lobo

Los jerezanos llegan a pagar al año casi 1,5 millones de euros en el conocido como ‘Impuesto de las Hipotecas’, en referencia al Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados con el que se gravan las operaciones de compraventa de bienes inmuebles.

En la actualidad, el sector mueve en Jerez unas 2.000 hipotecas en periodos interanuales. A este respecto cabe destacar, por ejemplo, que de septiembre del año pasado a agosto del año en curso la ciudad movió dicho nivel de préstamos. Por su parte, el año actual, 2018, cerrará a buen seguro en estas cifras aunque no se descarta un sensible incremento que permita llegar, incluso, a las 2.100. Todo ese dinero recaudado, al igual que resulta con el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, acaba en las arcas de la Junta de Andalucía.

Este año podría concluir con unas 2.100 operaciones cerradas

Según destaca Francisco Escot, asesor inmobiliario, “este dinero nunca lo han cobrado los bancos, lo ha autoliquidado el cliente”. En el caso de los jerezanos que han cerrado una hipoteca con sus bancos “ese dinero se ha autoliquidado a la Junta de Andalucía”, que es la que se embolsaba el dinero.

Para intentar explicar la confusión existente a este respecto, y que aún persiste a lo largo de esta semana, señala que “la referida autoliquidación se ha encargado de tramitarla hasta ahora la gestoría del banco”. 

Según destaca Escot, “esto no es una cláusula abusiva, sino el cumplimiento de una ley que data del año 1993. Lo que ha sucedido en las últimas semanas es que han dictado que esa ley no era correcta y al final el Tribunal Supremo ha dicho que sí lo era. Todo esto que digo son datos absolutamente objetivos”, aclara.

La situación a la que se deben enfrentar los compradores y el sector inmobiliario sigue estando repleta de dudas. Así, Francisco Escot apunta, en esta ocasión ya a modo de opinión personal, que “con el Real Decreto Ley del sábado serán los bancos quienes pagarán ese dinero, pero por un fallo dejaron fuera a las cajas rurales, lo que ha sido un fallo enorme en el Real Decreto Ley”.

Contra lo que pudiera pensarse asegura que “en estos momentos el banco, al conceder una hipoteca, tiene poco margen de beneficio a pesar de lo que se dice. Ese impuesto, tal y como está en estos momentos, es un coste añadido y lo van a repercutir directamente en el cliente”.

Básicamente este experto inmobiliario destaca que “en teoría el sujeto pasivo ya no es el cliente, que ahora ha pasado a ser el banco. Y ese dinero seguirá yéndose a las arcas de las comunidades autónomas. En mi opinión, el cliente lo acabará pagando y seguirá siendo el pasivo de esta historia. Nosotros, los profesionales del sector, apretábamos para que se calculara al céntimo dicho impuesto. Ahora se harán cálculos genéricos y es posible que no se tenga en cuenta si lo que se compra es una VPO o si los compradores son menores de 33 años. Finalmente repercutirá en el comprador. Será justamente en esta semana cuando veremos cómo se hace finalmente todo”.

En lo que se refiere al sector, Francisco Escot, de Mistercasa, destaca que “no se ha visto parado. Hay normalidad en las operaciones, no nos hemos visto frenados. Quienes tenían previsto firmar una hipoteca han llegado a un acuerdo con el banco y la han firmado. En estos momentos cada banco les está dando a los clientes una solución personalizada. Creo sinceramente que en estos momentos hay más ruido que nueces pues la mayoría de los clientes saben las condiciones que les dará el banco”.

De opinión muy similar es José Luis Romero (City 10), quien destaca la tranquilidad en el sector, “que permanece completamente estable” así como que “finalmente será el cliente quien pague. La banca, como se dice popularmente, nunca pierde”. “La repercusión del impuesto recaerá sobre el cliente. Al final creemos que no lo va a notar porque se subirá media décima y el cliente apenas lo percibirá”.

Sobre las hipotecas, José Luis Romero señala que “la banca ha diversificado enormemente su oferta en los últimos años tras la crisis económica. Las hipotecas son importantes pero los bancos han sumado esfuerzos en productos tales como los planes de pensiones, los préstamos personales, entre otros, para de esta forma diversificar tanto el producto como el riesgo, ya que los diferenciales son muy pequeños”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios