Jerez

El instituto Coloma rescata la figura de Gertrudis Martínez Otero

  • Fue la primera mujer en acabar los estudios en el centro y la primera en obtener el título de farmacia

El clásico patio de los Naranjos del instituto Padre Luis Coloma es desde ayer el patio de Gertrudis Martínez Otero, en honor a la que fue la primera mujer licenciada en Farmacia de toda Andalucía, y la primera alumna que cursó estudios completos en dicho centro.

El acto, enmarcado dentro de las actividades programadas para conmemorar el 180 aniversario del instituto, congregó a alumnos, profesores, exprofesores y una representación de autoridades, encabezada por la delegada territorial de educación, Remedios Palma, y de las tenientes de alcaldesas del Ayuntamiento, Laura Álvarez y Carmen Collado.

La iniciativa, tal y como confesó el director del IES Padre Luis Coloma, José Ángel Aparicio, es "reinvidicar el papel de las mujeres en la historia de Andalucía y sobre todo un reconocimiento a todas las mujeres que han estudiado aquí". Además, como primera consecuencia o "reto", como él mismo lo definió, será "crear un departamento de Igualdad y Coeducación con una función didáctica".

Como añadido a la inauguración del patio, el alumnado ha elegido ocho mujeres de la historia para dedicarles los ocho bancos existentes en el mismo. Así, en cada banco se ha escrito una frase significativa de ellas, que se complementó con una performance teatralizada que llevaron algunos alumnos, profesores e incluso padres de alumnos del instituto.

Previamente, se guardó un minuto de silencio en memoria de los chicos de institutos fallecidos en las últimas horas en Andalucía.

Remedios Palma, por su parte, señaló que "la comunidad educativa tiene la obligación y la necesidad de poner en valor referentes femeninos, y del mismo modo que el alumnado conoce la obra literaria de Padre Luis Coloma, ahora van a conocer también quién fue Gertrudis Martínez Otero". Finalmente, Laura Álvarez, como delegada de educación, recordó su paso "por estas aulas" y felicitó al centro por la iniciativa.

Para contextualizar la figura de Gertrudis Martínez Otero, y antes de descubrir el azulejo conmemorativo, fue la profesora emérita del instituto María Dolores Rodríguez Doblas quien realizó una pequeña semblanza de ella. La docente resaltó "el valor que tuvo de venir a estudiar Bachillerato a un instituto creado sólo para hombres". Entró con 8 años en 1881, y finalizó sus estudios con 13, en 1886.

Rodríguez Doblas explicó que en aquel tiempo, y antes de que permitieran a las mujeres matricularse en estos centros, el 8 de marzo de 1910, su presencia en las aulas "era complicada", aunque siempre finalizaban "con buenas notas". Gertrudis, como otras muchas mujeres, era hija de profesores, principales valedores de su inclusión paulatina, de ahí que en la década comprendida entre 1880 y 1890 fueron muchas chicas llegasen a Jerez "procedentes de colegios laicos de La Línea, Medina o El Puerto".

Tras terminar sus estudios en el Coloma, -apuntó la docente-, empezó farmacia en Cádiz, una licenciatura que acabó en la Universidad de Granada. Su intervención concluyó solicitando al Ayuntamiento "una calle para las primeras niñas que estudiaron".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios