Jerez

La falta de intérpretes aísla a la comunidad sorda de Jerez

  • Apesorje critica el "abandono" por parte de las instituciones y califica como "límite" la situación en la que se encuentra

Comentarios 4

Imagínense por un momento que pierden el sentido del oído y no pueden expresarse. ¿Cómo podrían atender a cosas tan corrientes como ir al médico, ver la tele, comprar en cualquier establecimiento o simplemente acceder a una entrevista laboral? Así exactamente es como se siente el colectivo sordo de toda Andalucía, y en concreto el que afecta a Jerez, que se enfrenta a una total indefensión ante situaciones de la vida rutinaria por falta de intérpretes y medios.

Por esta razón, los miembros de Apesorje (Asociación de Personas Sordas de Jerez) quisieron ayer mostrar su indignación y repulsa ante la que califican como "una situación límite".

El epicentro del problema radica en el retraso de los pagos por parte de la Junta de Andalucía, que adeuda a la Federación Andaluza de Asociaciones de Personas Sordas (FAAS) más de dos millones y medio de euros, una cantidad que ha asfixiado a dichos colectivos hasta el punto de tener que cerrar, como el caso de Jerez, sus delegaciones provinciales.

Pedro Jesús Vega Ramírez, presidente y fundador de Apesorje, exteriorizaba ayer su "preocupación" ante tal circunstancia, y sobre todo en lo que respecta a la ausencia de intérpretes, piezas fundamentales para estas personas. "Desde hace tres meses no tenemos intérpretes y así no podemos estar porque todas las personas, socios o no, que vienen a nuestra sede no pueden solucionar algunos problemas".

Para analizar en el estado de indefensión en el que se encuentra la comunidad sorda basta con echar la vista atrás y comprobar que no hace demasiado tiempo "teníamos tres intérpretes, el Adecosor (Agente Social para la Comunidad Sorda), un trabajador social y un profesor de lengua de signos, pero poco a poco se han ido anulando por la falta de ayudas. El único que aún nos manda intérprete es el Ayuntamiento gracias a un convenio que hicimos hace muchos años, aunque vienen sólo dos días a la semana para breves gestiones", continuaba Vega Ramírez.

Por su parte, el delegado provincial de la FAAS, Alejandro Fernández Segura, admitía que debido a la falta de liquidez, "hemos tenido que cerrar la delegación en Jerez el pasado 31 de diciembre porque estamos en una situación crítica. Hay personas con hijos sordos que no pueden acceder a la comunicación ni a la educación y eso es muy preocupante".

Además, lo que más indigna al colectivo, sobre todo pensando en los más jóvenes, es la "anulación del Servicio Orienta, y de los grados formativos", un handicap que cierra las puertas al mercado laboral de muchas personas.

Viendo el abandono sufrido por parte de las instituciones, la FAAS se reunió hace unos días con el Defensor del Pueblo, José Chamizo, para exponerle la gravedad del asunto. "Estamos en una situación de marginación y esto condena a las personas sordas", confesó Vega, quien en estos días espera "la respuesta por parte del Defensor del Pueblo, que se comprometió a abordar la cuestión. Nos ha dicho que quiere ayudarnos y va a tratar de buscar una solución".

Otro de los temas expuestos fue el de Canal Sur, que decidió hace unas semanas prescindir de los intérpretes de la FAAS, "los más cualificados" para "contratar a otra empresa cuyos intérpretes son de baja calidad. Están pagándoles sueldos mínimos y encima no tienen el nivel necesario para convivir con la comunidad sorda".

En los próximos días, la FAAS prepara movilizaciones en toda Andalucía "porque no podemos permitir que esta situación y debemos estar unidos", indicó Alejandro Fernández.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios