Jerez

El Ayuntamiento licitó unos 20,1 millones de euros durante 2020

  • Los mayores contratos corresponden al mantenimiento de semáforos y de señalización viaria

  • La pandemia del coronavirus provocó que se retrasaran algunas adjudicaciones

Pintado de un paso de peatones en la confluencia de las calles Ancha, Porvera, Lealas y Ponce. Pintado de un paso de peatones en la confluencia de las calles Ancha, Porvera, Lealas y Ponce.

Pintado de un paso de peatones en la confluencia de las calles Ancha, Porvera, Lealas y Ponce. / Pascual

El Ayuntamiento jerezano realizó contrataciones por valor de 20,1 millones de euros a lo largo de 2020. Casi la mitad de estas adjudicaciones se realizó para el encargo de servicios.

Los datos han sido recabados por este periódico teniendo en cuenta los concursos públicos promovidos por el Consistorio a lo largo del ejercicio ya concluido y publicados en la Plataforma de Contratación del Estado, una herramienta del Ministerio de Hacienda que permite consultar las licitaciones de la mayoría de las administraciones públicas del país.

El importe puesto en licitación por la entidad local contrasta con el registrado en 2019, donde se superaron los 223 millones de euros. Ahora bien, hay que tener en cuenta que en ese año se adjudicó el mayor contrato municipal, el servicio de recogida de residuos y limpieza viaria, cuyo importe supera los 192 millones de euros, un hecho que justifica la enorme diferencia interanual. Mientras, en 2017, según datos del propio Ayuntamiento, se licitaron unos 24 millones de euros en obras, suministros y servicios; y, en 2016 apenas se sacaron a concurso unos 5,2 millones.

Hay que tener en cuenta que el de 2020 ha sido un año complicado para la contratación pública puesto que, con el primer estado de alarma que se decretó en marzo para tratar de contener la pandemia del coronavirus, se ordenó también la paralización de la tramitación de los expedientes administrativos. Esto motivó que el Ayuntamiento no pudiera formalizar adjudicaciones entre los meses de marzo y abril. Aunque se avanzaron en los expedientes, no fue hasta finales de mayo se reanudaron con normalidad las contrataciones.

El mayor contrato que se licitó durante el pasado año corresponde al servicio de mantenimiento de semáforos y cámaras de tráfico, con un importe que supera los 2,5 millones. Está pendiente de resolverse al haberse solicitado al adjudicatario que resuelva un defecto de forma en su propuesta. Por lo tanto, si no hay contratiempos, las firmas catalanas Eysa y Aluvisa, que concurren en una unión temporal de empresas (UTE), prestarán este servicio durante los próximos cuatro años.

También está pendiente de adjudicarse otro de los grandes contratos que se licitó a lo largo de 2020, el del mantenimiento de la señalización vertical y horizontal de tráfico. Aunque el proceso de adjudicación se inició en mayo, a día de hoy los servicios técnicos municipales siguen analizando las ocho ofertas que se han presentado. Por otro lado, antes de las pasadas Navidades se procedió a la adjudicación del servicio de mantenimiento de parques, zonas verdes y ajardinadas, una labor que continuará prestando la firma Unei.

Colocación de la primera piedra de las nuevas pistas que tendrá el complejo deportivo de Chapín. Colocación de la primera piedra de las nuevas pistas que tendrá el complejo deportivo de Chapín.

Colocación de la primera piedra de las nuevas pistas que tendrá el complejo deportivo de Chapín. / Miguel Ángel González

Además, durante el pasado año el Ayuntamiento sacó a concurso unos cinco millones de euros en obras, un importe superior al de años precedentes. La mayor inversión se está ejecutando en el complejo deportivo de Chapín donde se están construyendo nuevas instalaciones junto al acceso de la avenida Lola Flores por un importe que ronda los 1,3 millones de euros.

En cuanto a los suministros contratados de mayor cuantía, antes de que estallara la pandemia se adjudicó el montaje de las estructuras de las casetas de la Feria del Caballo hasta 2023, un concurso que fue ganado por la firma onubense Instalaciones y Montajes Mondaca Rosado, que presentó una oferta más barata que la portuense Los Puitos, que hasta ese momento había sido la encargada de esta labor. Sin embargo, la expansión de la pandemia provocó la suspensión de la pasada Feria y es más que previsible que también acabe suspendiéndose la de este año, de ahí que es previsible que este contrato se vea reducido.

En 2020, el Ayuntamiento también adjudicó el suministro de artículos básicos de primera necesidad a personas beneficiarias de ayudas sociales. Con esta licitación, los beneficiarios de esta ayuda pueden canjear los vales que les entrega la Delegación de Acción Social en los centros comerciales Carrefour, un servicio que tiene un coste para el Ayuntamiento que ronda el millón de euros.

Cara y cruz en las licitaciones patrimoniales

El Ayuntamiento no tuvo demasiada suerte durante 2020 con la mayoría de las ventas de inmuebles y concesiones patrimoniales que realizó durante el pasado año. Así, aunque logró vender unos terrenos edificables para viviendas en El Carrascal (necesitó de dos convocatorias) y encontró interesado para las instalaciones del club de pádel de Jacaranda, no recibió ofertas para otros inmuebles ofrecidos.   

Este ha sido el caso del edificio municipal de la plaza Esteve (la antigua sede del IARA), que a lo largo de los últimos años ha salido a concurso en varias ocasiones sin lograr tener un adjudicatario. Tampoco tuvo éxito la venta del Museo Taurino de la calle Pozo del Olivar ni la concesión administrativa ofertada para el antiguo restaurante El Bosque, en el parque González Hontoria (hubo un licitador que retiró su oferta alegando que no podía afrontar el canon debido a la crisis).   

Además, por segunda vez, tuvo que declarar desierta la compra de viviendas que se destinarían a alquileres sociales. A pesar de flexibilizar las condiciones en el segundo concurso público, las ofertas que se presentaron no cumplían con los requisitos de la convocatoria. Ni tampoco hubo ofertas para explotar la publicidad de las marquesinas de las paradas de autobuses y los mupis repartidos por distintos puntos de la ciudad.   

Por otro lado, el Ayuntamiento ha iniciado el año tratando de encontrar comprador para una finca situada a espaldas de la Iglesia de San Juan de los Caballeros, por la que pide unos 42.000 euros aproximadamente. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios