Jerez

Una luz en civitas Asta

  • El Ayuntamiento lanza un proyecto de campo de trabajo para jóvenes en los yacimientos de Mesas de Asta como un primer paso, "un número cero", de futuras intervenciones en profundidad sobre el terreno

Crece la hierba sobre el yacimiento de Asta Regia, en Mesas de Asta. La historia sigue escondida, como una bella durmiente, desde que los últimos en besarla fueran los arqueólogos Manuel Esteve en los 50 y Laureano Aguilar en los 90. Para despertarla quizás hagan falta, más que amor, muchos cubos de agua fría. El Ayuntamiento se presenta como nuevo pretendiente, aunque con suavidad, con un proyecto llamado 'Campo de trabajo Civitas Asta', que parte del concepto de recuperación del patrimonio arqueológico como recurso cultural y turístico.

La idea surge del conocimiento de este tipo de campos a nivel nacional e incluso internacional del delegado de Juventud, Francisco Benavent, que se planteó hacer uno, "por qué no", en Jerez. Así, se pinta un abanico de posibilidades entorno al medio ambiente como el parque de Santa Teresa, la reforestación de La Corta, la implicación en la recuperación del Guadalete y trabajos en los Montes de Propios, y una pata arqueológica como Asta Regia y Gibalbín. Una tercera elección era el servicio a la comunidad, que el Ayuntamiento asegura que ya está cubierto.

Los campos de trabajo tienen una parte voluntaria y otra de ocio, "es decir, sacar a los chavales, que pueden ser de cualquier punto del país, de su entorno normal y llevarlos a un espacio ajeno" comenta Benavent. Aunque la elección ha sido Asta Regia, el resto de proyectos no se han descartado y van por otras vías.

'Campo de trabajo civitas Asta' es el punto de partida de un proyecto de puesta en valor global del patrimonio cultural, que se iniciará con un diagnóstico del estado de conservación del yacimiento, todo ello, "bajo el rigor científico exigido en este tipo de actividades, junto a colaboraciones de entidades de prestigio como la UCA", aseguró Benavent.

Así, para llevar a cabo esta iniciativa se ha contado en todo momento con la opinión de los propietarios de la finca, ya que el yacimiento se encuentra en un espacio privado. "Si los dueños -añade- no están comprometidos con el proyecto, no lo hacemos. Ya estamos en conversaciones con ellos. Hay que entender que estas hectáreas aportan ingresos a la familia que vive aquí, a través de las plantaciones".

"El objetivo -dice el delegado- no es rescatar la excavación, tan sólo hacer cosas muy básicas como el diagnóstico. Sólo se trata de hacer un trabajo de campo mínimo. Pero lo que sí es cierto es que queríamos empezar y hacer en un futuro intervenciones con más profundidad de la mano de las distintas Administraciones. Esto es un proyecto cero para llamar la atención de las instituciones".

El proyecto está pendiente de la aprobación del Instituto Andaluz de la Juventud, que aportaría fondos para su puesta en marcha. En este nuevo campo se trabajará con los departamentos de Arqueología e Historia Antigua de la Universidad de Cádiz, el Seminario Agustín Orozco, dos arqueólogos y un profesor de instituto.

Los puntos principales de esta iniciativa, que comenzaría este verano, serían, además del diagnóstico, el levantamiento planimétrico de las estructuras arqueológicas visibles, recopilación bibliográfica sobre el yacimiento existente en los fondos del Archivo Municipal, concienciar sobre el valor del patrimonio y su proyección social a la ciudadanía, facilitar el encuentro de jóvenes en un medio natural y cultural que contribuya a la mejora de sus actitudes y aptitudes ante la recuperación del patrimonio y motivar en los jóvenes, de entre 18 y 30 años, el estudio de pasado y de su metodología analítica. Metodología de trabajo que se pueden desarrollar entre el sitio en sí y bibliotecas. Asimismo, otra de las actividades previstas es hacer partícipe a los habitantes de Mesas de Asta de la recuperación de su patrimonio más preciado con, por ejemplo, una fiesta juvenalia de la época romana "para que vean este yacimiento como algo positivo".

Son muchos los historiadores y arqueólogos que han pedido la recuperación de este espacio, que puede contar historias desde el Neolítico hasta la época Islámica del siglo X. Sin embargo, Benavent asegura que esta labor no es fácil "porque hay que recordar que este yacimiento está en una finca privada y el Ayuntamiento no pretende expropiaciones porque respetamos mucho la propiedad privada. Los propietarios tienen la suerte o la mala suerte de acoger estos restos, además conservan el espacio sin percibir nada a cambio, aunque sea una labor obligatoria. Vamos a proponer a los propietarios vallar en condiciones el terreno para que haya una mayor seguridad, pero que va fuera de este proyecto. También estamos abiertos a las iniciativas de los dueños, que han recibido muchas críticas injustas".

En la cabeza pensante de Francisco Benavent hierven nuevas ideas como la creación de un centro de interpretación en Mesas de Asta con, incluso, un pequeño museo o exposición, algo que hay que tratar entre Urbanismo, Cultura y Medio Rural. "Sabemos que hay mucha gente que tiene piezas arqueológicas que pueden acabar en este centro. El resto de Jerez estaría muy agradecido al que haya donado esa pieza. Queremos que la persona que entre en este centro se lleve una idea de lo que es Asta Regia" apunta Benavent.

De esta forma, los yacimientos de Asta Regia ven de nuevo un pozo de agua en el desierto, una posibilidad de existir en el mapa, tal como ya lo hacen Bolonia o Itálica en la geografía de la historia de la humanidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios