epígrafe re

"La medida ha sido muy drástica y realmente se podría haber evitado"

  • El cobro de las bolsas de plástico comienza a normalizarse entre comerciantes y clientes

  • Algunos comercios ya están incorporando bolsas de papel

Comentarios 2

"Los plásticos han tomado la Tierra. Su creciente producción y uso amenazan con contaminar cada rincón del planeta, especialmente los mares, destino final de muchos de ellos", según expone en su página web la organización ecologista Greenpeace. De la misma forma, esta organización asegura que España es el quinto territorio con mayor producción de plástico de la Unión Europea.

Reducir los problemas que provoca el plástico en los ecosistemas y, por tanto, su uso, es responsabilidad de todos. Por ello el Gobierno español ha comenzado a plantarle cara a este problema. Desde el pasado 1 de julio entró en vigor el Real Decreto sobre reducción del consumo de bolsas de plástico y por el que se crea el Registro de Productores (REPP). Éste obliga a cobrar las bolsas de plástico en los comercios a excepción de las muy ligeras y de las que cuentan con un espesor igual o superior a 50 micras con un porcentaje igual o mayor al 70% de plástico reciclado. Una medida progresiva hasta llegar a la prohibición total de las bolsas de plástico en 2021.

"Al principio la medida generó un poco de incertidumbre porque era algo ambigua " "Nuestra tienda siempre ha fomentado la reutilización de las bolsas de plástico"

Ya hace algo más de un mes desde que esta normativa, al igual que al resto del país, llegase a la localidad jerezana. La medida, aunque reconocen que es necesaria, ha resultado difícil de asimilar por algunos comerciantes. "Al principio la medida generó un poco de incertidumbre porque era algo ambigua. No entendíamos bien el tema de las micras de las bolsas. No sabíamos cuánto había que cobrar exactamente por ellas y demás", declara a este medio Nela García, presidenta de la Asociación de Comerciantes del Centro Comercial Abierto Jerez- Acoje. A pesar de esto, los comerciantes agradecen la anticipación con las que se les informó de esta medida, así como la campaña llevada a cabo por los medios de comunicación. "Ha venido muy bien la campaña informativa en los telediarios porque gracias a esta el público se ha ido enterando. La reticencia a la hora de pagar por las bolsas ha sido menor, no quiere decir que no la haya habido, porque no todo el mundo se ha enterado o se acostumbra a ello, pero es cierto que ha ayudado bastante", afirma la presidenta.

Gran parte de los clientes, por su parte, se muestran reacios ante tal medida, sobre todo aquellos de edad más avanzada. "En la plaza nunca se habían cobrado las bolsas y a los clientes de toda la vida les cuesta un poco pagarlas", comenta Juan Ignacio Parada, presidente de los comerciantes del mercado central de abastos. "Aquí en el mercado cuando les dices a los clientes que las bolsas valen 5 céntimos son reacios a pagarlas, no están acostumbrados", confirma Miriam Álvarez, comerciante del puesto de ultramarinos 'Las Niñas'. En cambio otros comienzan a concienciarse de la necesidad de reducir el consumo de plástico y se van adaptando poco a poco. "Algunos se traen las bolsas desde casa", declara un comerciante del mercado de abastos.

Muchos establecimientos, además de adoptar esta normativa, han comenzado a incorporar bolsas de papel para sustituir a las de plástico. Cabe destacar la labor del comercio 'CEX' situado en la transitada Calle Larga. Éste, que tiene como principio fundamental el reciclaje mediante el intercambio de productos y la venta de artículos de segunda mano, ya disponía anteriormente de bolsas de papel y otras reutilizables para contribuir a la reducción del consumo de plástico. Una tienda totalmente concienciada con el cuidado del medio ambiente pero a la que también le ha afectado esta nueva medida. "Nuestra tienda siempre ha fomentado la reutilización de las bolsas de plástico, la mayoría de clientes solían venir con las bolsas que ya habían adquirido previamente aquí. Es cierto que antes eran gratis y ahora se extrañan un poco de que las cobremos, pero se van adaptando con el paso de los días", comenta Lázaro Alpresa, trabajador en dicho comercio.

No cabe duda de que este decreto, vigente desde hace algo más de un mes, es una medida necesaria para promover la reducción del consumo excesivo de plástico, un material que tanto daño está causando a nuestro planeta. ¿Podría haberse evitado una normativa tan tajante y difícil de digerir por comerciantes y clientes? "La medida ha sido muy drástica y realmente se podría haber evitado con labores de concienciación sobre la necesidad de no consumir este producto para cuidar el medio ambiente", declara Nela García, "venimos de generaciones que utilizaban la talega de tela para el pan y el canasto para guardar la compra. Si eso no hubiese desaparecido no habríamos llegado a esto. Hemos pasado de decirle a las personas mayores que no utilizaran la bolsa de tela porque era antihigiénico a todo lo contrario. Ellos fueron los primeros ecologistas", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios