Jerez

La menor estuvo con un hombre de 30 años que la 'sedujo' por redes sociales

  • Viajó en autobús hasta Andújar, donde permaneció durante diez días

  • La familia no ha interpuesto denuncia de momento contra el individuo confiando en que la Policía lo detenga

Fachada de la comisaría de la Policía Nacional en Andújar, donde llegó la joven en taxi. Fachada de la comisaría de la Policía Nacional en Andújar, donde llegó la joven en taxi.

Fachada de la comisaría de la Policía Nacional en Andújar, donde llegó la joven en taxi.

José Manuel y María, los padres de la menor que salió de su casa el pasado día 11 y que estuvo desaparecida hasta este pasado jueves, están viviendo "un calvario", según confiesan. La hija, María M.G., está ya en casa, pero "psicológicamente destrozada". Los padres no quieren hablar mucho del asunto, al menos de momento, ya que prefieren guardar cautela por recomendación de la Policía Nacional, cuerpo que desde que se presentó la denuncia por desaparición ha llevado la investigación. Pese a ello, fuentes cercanas a la familia aseguran que "lo están pasando mal, muy mal".

Según afirman estas mismas fuentes, la joven estuvo en Andújar con un hombre de 30 años y con su madre, ambos de etnia gitana. El hombre y la menor jerezana se 'conocieron' a través de las redes sociales, en concreto por Facebook y por Instagram. Un día, el hombre le propuso a la menor venir a recogerla a Jerez para llevarla a Andújar, y cuando se concretó la cita el individuo cambió de opinión y le pidió a la joven que fuera en autobús hasta Andújar, todo ello sin conocimiento de los padres de la menor.

La madre del hombre le dijo a la familia que la joven no volvía porque le gustaba a su hijoEl sujeto ha vuelto a contactar con la menor este pasado viernes a través del teléfono

La joven tomó la decisión y lo hizo, según algunas fuentes, porque el hombre le prometió a través de las redes sociales todo tipo de lujos si se conocían en persona.

María M.G. salió de su casa, ubicada en la Plaza de los Pinos, el pasado día 11 a las dos de la tarde sin comunicar a su padres qué iba a hacer esa tarde.

Al ver que la joven no regresaba a su casa, los padres acudieron al día siguiente a la comisaría de la Policía Nacional para presentar la denuncia por desaparición. Posteriormente recibieron una llamada de teléfono a través de un número oculto en la que una mujer les aseguraba que la joven estaba bien y que se quería quedar con ella y con su hijo, comunicación que pusieron en conocimiento de la Policía. Según la mujer, a su hijo le gustaba la menor de 15 años y quería que viviera con él.

Los padres de la joven y un familiar llegaron a contactar con María a través de whatsApp, pero ella sólo les decía que estaba bien, aunque los progenitores temían que fuese una respuesta forzada por quienes le retenían.

Tras intensas gestiones, la Policía comprobó que las llamadas se habían hecho desde Andújar, y una vez que comprobaron quiénes retenían a la joven comenzó la presión policial para lograr que la dejaran en la comisaría de la Policía Nacional de esa localidad jienense. Así lo hicieron, pero a su manera para no dejarse ver: montaron a la joven en un taxi, pagaron el desplazamiento y el taxista llevó a María hasta la comisaría.

Una vez informada la familia, los padres de María se desplazaron hasta Andújar, donde quisieron interponer denuncia contra el hombre que retuvo a la joven y contra su madre, pero allí le instaron a que lo hicieran en la comisaría de Jerez, según indican esas mismas fuentes.

Sin embargo, la denuncia de momento no está interpuesta. Los padres confían en que la actuación policial ya iniciada acabe con la detención del sujeto que 'conquistó' a María con falsas promesas. Un individuo que según esas mismas fuentes tiene una ficha policial en la que figuran antecedentes parecidos al que ha protagonizado con la joven jerezana, e incluso una denuncia por violación y otros casos de pedofilia.

Lo cierto es que dos días después de la 'liberación' de la joven no hay detenciones, algo que según estas mismas fuentes escama ya a la familia, que espera que la Policía no dé el caso por cerrado tras el regreso de María, sobre todo teniendo en cuenta que este pasado viernes el hombre de 30 años de Andújar ha vuelto a telefonear a María, circunstancia que provocó que los padres acudieran a la comisaría para poner el hecho en conocimiento de la Policía Nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios