Sucesos

La moda del motocross vandálico

  • Vecinos de la Zona Sur denuncian que circulan con motos sin matricular, a escape libre y de forma temeraria

  • Agentes locales reconocen que es complicado atraparlos por los terrenos en que llegan a meterse

Vídeo de unas motos de cross pasando por un parque de la Zona Sur.

Una nueva moda de 'dos ruedas' se está imponiendo en la Zona Sur de Jerez. Se trata de jóvenes que circulan por los parques con motocicletas de motocross haciendo caso omiso de cualquier norma y saltándose continuamente el Código de Circulación.

Se da la circunstancia de que dichos vehículos circulan sin matrícula, pues se trata de motocicletas que están destinadas a un uso deportivo en circuitos cerrados para practicar la modalidad motociclista del motocross.

Vecinos de la zona han denunciado a Diario de Jerez que los hechos suelen producirse “en la Zona Sur, entre la explanada del Campo de la Juventud y los parques aledaños”. Las quejas hacen referencia a que soportan “de forma estoica el continuo trasiego de motos de cross que, circulan con total impunidad ante la impotencia de vecinos, viandantes y de la mismísima Policía Local”.

Los vecinos de la zona se han puesto en contacto con la Policía Local donde les han confirmado que “estas motos no pueden circular por la vía pública y que les es casi imposible sancionarlos por lo esquivos que son” al poder meterse por terrenos abruptos en los que la persecución policial termina.

La Policía Local dispone sólo de tres Yamaha XT capaces de seguir a estas motos

Los referidos hechos suceden a todas las horas del día, destacan los vecinos, “pues circulan por la tarde, por la noche y hasta altas horas de la madrugada, haciendo el caballito y a escape libre”, perturbando de esta forma el derecho al descanso de los vecinos. “El nivel de ruido, cuando son las las 2 o las 3 de la madrugada, es ensordecedor y despiertan a todo el barrio”, se queja el vecindario que destaca que “se están incumpliendo de forma constante las Ordenanzas Municipales en materia de contaminación acústica”.

Los vecinos de la Zona Sur afectados por esta nueva 'moda' exigen soluciones al Ayuntamiento para poder pasear con tranquilidad por los parque con sus hijos y poder descansar por las noches.Policías locales consultados por este medio han destacado que “efectivamente el problema existe” así como que recientemente “agentes del Cuerpo intervinieron una motocicleta de este tipo. Se trataba de un modelo negro con motivos fluorescentes, una moto de cross que circulaba sin matrícula y con el conductor haciendo el 'gamba' por la Zona Sur de la ciudad”. Esta intervención se llevó a cabo en las inmediaciones del parque junto al que se encuentra la Hermandad de la Sed.

Evidentemente, una moto que carece de matrícula y destinada a fines deportivos no se puede asegurar. Es por ello que las multas a las que se enfrentan los infractores son realmente elevadas. Por carecer de matrícula se imponen 100 euros de multa pero conducir sin seguro lleva aparejada una sanción administrativa de 1.100 euros. “Esta práctica puede conllevar sanciones globales cercanas a los 1.500 euros”, destacaron a este periódico fuentes de la Policía Local.

Estas motos tienen prohibida la circulación. Tanto es así que para poder utilizarlas “es necesaria montarlas en un furgón o en un remolque y desplazarla hasta el lugar donde se vaya a pegar saltos con ella”.

Otro de los graves problemas con los que se enfrenta la Policía Local de Jerez a la hora de poder detener a estos vándalos de las dos ruedas “es que se trata de vehículos de poco peso pero de gran potencia. Ahora mismo no hay moto que pueda perseguirlas como no sean algunas de las Yamahas XT de que disponemos,. Tan sólo quedan tres porque las demás están en los talleres”.

Las posibilidades de que un coche de patrulla o una scooter de las que se utilizan para patrullar el centro puedan seguirlas “es sencillamente nula”. La única posibilidad de que disponen los agentes es realizar un seguimiento a distancia y aprovechar un momento de relax por parte de los motoristas para interceptarlos y proceder a la identificación del infractor y proceder a interponer la sanción administrativa”.

Fuentes policiales confirman igualmente que una persecución “es siempre algo muy peligroso por la cantidad de personas que se pueden poner en riesgo, desde el perseguido, los perseguidores a los usuarios de la vía pública”.

De otro lado es reseñable que el Código Penal castiga con severas penas, incluso de cárcel, a las personas que conducen de forma temeraria por la vía pública, máxime si se encuentran agravantes como hacerlo sin carné y en vehículos no aptos para el tráfico. Así, el artículo 380 del Código Penal señala que “el que condujere un vehículo a motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios