Jerez

Un obispo "joven y preparado" para el cargo a desempeñar

  • Las autoridades destacan la formación del prelado jerezano, que hasta concluyó los estudios de Medicina · El clero coincide al señalar que tendrá "un magnífico episcopado"

La Catedral de Jerez fue un hervidero de fieles para asistir a la ordenación episcopal de José Mazuelos, desde ayer el tercer obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez. La representación jerezana fue la más numerosa, si bien destacaron las de la localidad sevillana de Osuna (tierra natal del obispo), con su familia al frente, así como la de la sevillana Hermandad de los Estudiantes, donde Mazuelos ejerció como director espiritual. La satisfacción de los asistentes fue máxima.

El flamante obispo de Jerez destacó en su alocución que "no olvidaré el precepto del apóstol de rezar por los que nos gobiernan para que no desfallezcan en la construcción del bien común, para poder crecer en paz y humanidad". Otro aspecto destacado que fue tratado por el tercer prelado que se hace cargo de la diócesis asidonense radicó en potenciar la presencia de los jóvenes en la Iglesia. A este respecto dijo: "Os invito a vosotros los jóvenes a sentiros orgullosos de la fe de vuestros mayores, que ha hecho grande la historia de nuestro pueblo".

El cardenal y arzobispo de Sevilla ofició la ceremonia de ordenación episcopal junto a otros dos arzobispos, el nuncio del Papa, Manuel Monteiro, y el arzobispo castrense (y desde ayer ex-obispo de Jerez), Juan del Río. Monseñor Amigo Vallejo fue claro en su mensaje acerca de las condiciones del nuevo obispo diocesano. "Se trata de un hombre de Dios con unas cualidades inmejorables para servir a Jerez. Esta ciudad tiene una diócesis antigua, pero necesita obispos jóvenes en todos los aspectos. Don José tiene una preparación magnífica, no en vano es médico, lo cual le vendrá muy bien para tratar las nuevas realidades sociales. Estoy convencido de que en Jerez van a estar muy contentos con Don José. Vendrá a seguir la línea de sus dos antecesores. Será heredero de la bondad de Don Rafael Bellido Caro, que siempre te recibía con una sonrisa, y de la eficiencia de Don Juan del Río. Ahora le toca el turno a un sacerdote con grandísimas cualidades".

El arzobispo y nuncio de Su Santidad El Papa para España y Portugal, Manuel Monteiro de Castro, cursó ayer nuevamente visita a Jerez, una ciudad que ha estado muy presente en sus obligaciones pastorales durante el episcopado de monseñor Del Río. Según dijo ayer, una vez concluida la ordenación de José Mazuelos como tercer obispo asidonense, "la ceremonia me llenó completamente, ha estado muy bien organizada y me ha satisfecho mucho ver la Catedral llena de fieles y la calidad de la música que ha acompañado a la celebración. En definitiva, una hermosa ceremonia y una homilía muy profunda del cardenal Amigo Vallejo".

El cardenal y arzobispo de Bogotá (Colombia) destacó que uno de los aspectos que más le llamó la atención ayer en la ordenación episcopal que tuvo lugar en el interior de la Catedral de Jerez fue "la gran participación de los fieles en una ceremonia, que por cierto ha sido excelente y de máximo nivel". El cardenal colombiano destacó también en sus declaraciones a Diario de Jerez la amistad que le une al flamante prelado. "Somos amigos desde hace muchísimos años, desde que él estuvo en Colombia. Por esa razón precisamente estoy hoy aquí. Le conozco bien y sé que dará un magnífico episcopado a Jerez. No tengo la menor duda".

Monseñor Juan del Río cedió ayer de forma testimonial el báculo a monseñor Mazuelos. El arzobispo castrense, que hasta ayer era también obispo de Jerez, marcha a Madrid con la idea de no perder de vista a Jerez. "Estaré aquí al lado. Mi mayor parroquia es la Base de Rota y, por tanto, estaré cerca. Me veréis con frecuencia". Sobre su sucesor dijo que monseñor José Mazuelos "es una bendición del Señor, con una actitud inmejorable y máxima preparación para los nuevos retos. Se trata de un hombre de profundísimas convicciones".

El obispo auxiliar de Bilbao destacó en declaraciones a este medio la juventud del nuevo obispo de Asidonia Jerez. "Él tiene 49 años, yo 44, y la verdad es que somos de los más jóvenes del clero nacional. Para mí ha sido un motivo de enorme alegría ver ordenado obispo a un sacerdote tan joven. Un nombramiento episcopal es siempre, además, un signo de la intensa vida interna que profesa la propia Iglesia".

Es toda una institución en Jerez. El párroco de San Miguel tiene -es una forma de decirlo- un récord muy particular: es el miembro más veterano de toda la Curia Diocesana jerezana. Ayer, ya en la Casa de la Iglesia, es decir en el Palacio Bertemati, tras la ceremonia, aseguró a este medio que no tenía el gusto de conocer aún al nuevo obispo, algo a lo que no dio la mayor importancia. "Como hombres de Dios tenemos mucho en común pese a los 30 años que nos separan. Es nuestro obispo y estamos aquí junto a él a su entera disposición para trabajar con él".

La madre del obispo, que acudió a la ceremonia acompañada por sus hijos, destacó la "emoción y felicidad" que le causó asistir ayer a la ordenación episcopal de su hijo. La progenitora -que recibió el primer saludo del flamante obispo cuando recorrió, báculo en mano, el primer templo jerezano tras la ceremonia- recordó que se perdió su ordenación sacerdotal porque, tristemente, coincidió con el fallecimiento de su esposo.

La alcaldesa de Osuna destacó ayer la bonhomía de José Mazuelos. "Jerez se lleva una muy buena persona, un hombre del pueblo que trabaja para el pueblo. Ver a un hijo de Osuna como obispo de una gran diócesis como la de Jerez me enorgullece".

La alcaldesa de Jerez vivió la ceremonia desde primera fila, junto con otros concejales socialistas como el teniente de alcalde Juan Manuel García Bermúdez; Miriam Alconchel, delegada local de Participación Ciudadana y Juan Pedro Crisol, delegado municipal de Urbanismo. Según manifestó la primera edil jerezana, "se ve que el nuevo obispo llega a la ciudad con muchísimas ganas de trabajar. Además, él sabe perfectamente el trabajo que tiene que realizar. Me reuniré en breve con él para tener un encuentro de trabajo". Sobre la ceremonia en sí, la alcaldesa fue taxativa al destacar que "ha sido para quitarse el sombrero".

La parlamentaria popular y ex alcaldesa, María José García-Pelayo, acudió acompañada por numerosos políticos de su partido, caso de Aurelio Romero, Javier Durá o Lidia Menacho, entre otros. García-Pelayo destacó tras la ceremonia de ordenación de José Mazuelos como prelado jerezano que "Jerez le ha brindado al nuevo obispo la mejor de sus acogidas. Tanto él como sus más allegados se han emocionado y la verdad es que no ha sido para menos. El acto, además, sirve de reconocimiento a la gran labor que ha desarrollado en la ciudad Don Juan del Río".

El que fuera durante años director de Radio Popular de Jerez, amén de otros importantes cargos en la cadena radiofónica COPE, asistió ayer en la Catedral "a mi tercera ordenación episcopal. La primera fue la de Don Rafael como obispo auxiliar, en Santa María, en Arcos de la Frontera, luego vino la de Don Juan, en la Catedral, y hoy la de Don José. La ordenación de un obispo es siempre un gran motivo de alegría para la Diócesis, más aún en la de Jerez que desde su erección en 1980 es una gran realidad eclesial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios