Jerez

Las obras del azud de El Portal llevan paradas desde hace un mes

  • Se trata de la quinta paralización que sufren estos trabajos de construcción desde que se comenzó a desarrollar el nuevo proyecto hace ya siete años

Hace ya un mes que las obras del azud móvil de El Portal están paradas, algo que ha sucedido de forma periódica desde que se iniciaran los trabajos allá por marzo de 2004. Nuevamente, y ya van cinco parones de los trabajos, la estructura encargada de servir de desagüe al río Guadalete se queda sin terminar, con lo que el retraso acumulado por las obras superará con creces los siete años.

El colectivo más perjudicado por este parón de las obras es el que conforman los vecinos de El Portal, los cuales ven en dicho azud móvil un garante para su seguridad, ya que buena parte del pueblo y el asentamiento cercano denominado El Portalillo se inunda con suma facilidad en cuanto el río padece una crecida.

Diego Almodóvar, histórico dirigente vecinal de El Portal, certifica el parón de las obras y no duda en señalar que "éste es el segundo culebrón del río Guadalete", siendo el primero el adecentamiento del cauce en su totalidad. Ayer mismo, el Guadalete bajaba con fuerza aunque sin erigirse aún en un riesgo para la población. "Para nosotros -apuntó a este medio- es muy importante el azud pues con sus compuertas es capaz de evitar una avenida". Esta estructura de hormigón y metal cuenta con seis compuertas, cada una de ellas de diez metros de longitud, que pueden ser abiertas de forma independiente según sean las necesidades.

"Lo más grave de este nuevo parón de los trabajos -manifestó Almodóvar- es que llega cuando apenas quedan tres o cuatro meses para que los trabajos se puedan dar por concluidos".

Las obras, que tan sólo han dado trabajo a un vecino de la barriada rural de El Portal, sufrieron un cambio de proyecto después de que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero llegara al poder en Madrid y considerara que la estructura no se ajustaba a las necesidades. Ese fue el primer gran parón de las obras.

Las labores de silvicultura y tala de arbolado realizadas en las inmediaciones del monasterio de la Cartuja y del puente del mismo nombre "tienen poco impacto aquí", asegura el vecino Diego Almodóvar, quien añade que "dichos trabajos tendrán su repercusión en el paso del Guadalete por La Corta, pero aquí el río sigue en idénticas condiciones que cuando se desbordó por última vez".

Para los amantes de los datos, recordar que se trata de una actuación presupuestada en 8,5 millones de euros, otros tres para obras complementarias y con un plazo de ejecución de 27 meses que en ningún momento se vio cumplido. Tanto es así que tras colocarse la primera piedra hubo un retraso de meses hasta que entraron las máquinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios