Amplio dispositivo de la Policía Nacional Operación antidroga en las 'casitas bajas'

  • Tres detenidos en un gran despliegue de medios en el Polígono

  • Intervienen drogas y una plantación de marihuana tras cuatro registros en la calle Cepa

  • Una veintena de agentes, de paisano y con material antidisturbios, tomaron la zona

Imagen del amplio dispositivo llevado a cabo por la Policía Nacional. Imagen del amplio dispositivo llevado a cabo por la Policía Nacional.

Imagen del amplio dispositivo llevado a cabo por la Policía Nacional. / Manuel Aranda

Una veintena de agentes del Cuerpo Nacional de Policía tomaron literalmente la calle Cepa, en las ‘casitas bajas’ del Polígono de San Benito ayer al borde de las doce del mediodía del lunes. Efectivos de paisano de la Unidad de Estupefacientes, acompañados por quince agentes de las Unidades de Prevención y Reacción, tomaron parte en el cierre al tráfico de la mencionada calle y en la entrada y registro en cuatro domicilios en los que se encontraron sustancias estupefacientes dispuestas para su venta y una plantación de marihuana ‘indoor’. Hubo tres detenciones aunque no se descarta que haya más en las próximas horas.

Los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción acudieron al lugar a bordo de tres furgonetas policiales, las cuales entraron en la zona con las rejillas que protección de los cristales instaladas en previsión de que pudieran ser atacados, hecho que afortunadamente no sucedió ya que, según manifestaron a este medio agentes del mencionado servicio, “todo se está desarrollando con máxima normalidad”.

Los policías de la UPR acudieron, en su mayoría, con los rostros tapados con pasamontañas para salvaguardar su identidad, y armados con escopetas antidisturbios, es decir, dotadas con la bocacha que permite disparar pelotas de goma en caso de que se produjese algún disturbio.

La calle Cepa ha sido un lugar de venta de drogas habitual en las últimas tres décadas

De otro lado cabe destacar que los agentes antidroga participantes en este importante dispositivo accedieron a cuatro viviendas. En todo momento lo hicieron acompañados por personal de los Juzgados que levantaron acta de todo lo que encontraron en el lugar. Al tratarse de registros simultáneos y prácticamente colindantes, el Cuerpo Nacional de Policía requirió la presencia de dos secretarias judiciales para hacer uso del preceptivo mandamiento de entrada y registro emitido por los Juzgados.

No había otra opción ya que la magnitud de la operación habría provocado la desaparición de pruebas en alguno de los domicilios en caso de no haberse acometido a la vez ambos registros. Cabe destacar que hace apenas mes y medio se desarticuló otro punto de venta de drogas, esta vez en la zona este.

Una colección de katanas

Es reseñable que el transcurso de la operación agentes de paisanos del Cuerpo Nacional de Policía retiraron de una de las viviendas cuatro katanas preparadas para ser usadas como armas por los moradores de la misma. Es reseñable que muchos delincuentes de la ciudad tienen verdadera afición por las peligrosas katanas. Ya en julio del año pasado un agente repelió un ataque con un disparo.

Un agente deposita en el maletero de un coche camuflado de la Policía las katanas intervenidas. Un agente deposita en el maletero de un coche camuflado de la Policía las katanas intervenidas.

Un agente deposita en el maletero de un coche camuflado de la Policía las katanas intervenidas. / Manuel Aranda

Un dato especialmente importante es que la referida calle Cepa se ubica en uno de los laterales del Colegio Sagrada Familia. Es más, incluso los alumnos del centro llegaban a preguntar a los curiosos que había pasado para que tanta policía se diera cita en la referida calle.

Lógicamente, la operación policial levantó el lógico revuelo entre los vecinos del barrio, muchos de los cuales recuerda cómo hace unos años “en una operación similar un policía no tuvo más remedio que disparar a un perro peligroso de la raza Rottweiler” después de que éste se abalanzara sobre un agentes. Los vecinos del Polígono de San Benito ya se esperaban algo así. Buena prueba de ello es que un vecino que llegaba de paseo a su casa de la calle Cepa exclamó “¡Esto se veía venir!” en cuanto vio ante sí el enorme dispositivo policial.

La operación antidroga se saldó con la intervención de una cantidad indeterminada de sustancias estupefacientes. El primer detenido fue trasladado a comisaría al borde de las doce y media del mediodía, mientras que el tercero fue conducido a idéntico destino en un coche patrulla del tipo ‘zeta’ a las 13,45 horas. Apenas quince minutos más tarde las fuerzas del orden se retiraban del lugar de forma ordenada y paulatina, regresando la normalidad a la calle Cepa.

Una vieja conocida

La calle Cepa es una vieja conocida de las fuerzas del orden desde hace lustros. Ha sido lugar habitual de menudeo de drogas desde los años 90. En dicha calle (es más, hasta en las viviendas registradas ayer) se han desarrollado multitud de intervenciones policiales. Quizás la más conocida de los últimos tiempos fuera la ‘operación Corralito’ , que encausó en 2010 a un clan que se dedicaba a la venta de drogas en dosis. Dichas ventas se realizaban, en función de las necesidades, en la referida calle Cepa de las ‘casitas bajas’, en la calle Z de Federico Mayo o en las inmediaciones del edificio conocido en Jerez como el ‘Titánic’.

Agentes de paisano durante la operación. Agentes de paisano durante la operación.

Agentes de paisano durante la operación. / Manuel Aranda

En ocasiones hubo incluso que ejercer tremenda fuerza para proceder a los registros. Así, en 2006 hubo que arrancar literalmente la reja de una ventana con la ayuda de un vehículo todoterreno para poder acceder al interior de una de las viviendas. Era el caso de los conocidos ‘bunkers’ de las ‘casitas bajas’, viviendas reforzadas con doble puerta metálica y rejas en todas sus ventanas. En este caso en concreto hasta se demostró que se intentó tirar droga por el retrete.

Igualmente, el antiguo Grupo de Investigación de la Policía Local realizó innumerables aprehensiones de droga a drogadictos que acudían a suministrarse en puntos de venta ubicados en la calle Cepa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios