Jerez

El padre del preso en Londres dice sentirse "solo y desesperado"

  • Manuel Jiménez confiesa que acude a todos los sitios "y no encuentro ayuda de nadie".

Comentarios 1

Desesperado y solo, sin encontrar ayuda. Así confiesa estar Manuel Jiménez Millán, el padre cuyo hijo fue detenido en Londres el pasado diciembre con más de tres kilos de cocaína en su equipaje. Desde su vuelta de Londres, donde Manuel estuvo unos días visitando a su hijo Iván, de 20 años, en el centro penitenciario donde está ingresado, el padre inició una frenética carrera requiriendo allí y acá datos que avalen la buena conducta y comportamiento de Iván en su vida cotidiana y en el Ejército, donde era legionario, entre altos mandos militares, compañeros de armas y amigos. Manuel enviará estos datos al abogado que le ha sido nombrado de oficio a su hijo para que sean considerados antes del juicio oral, previsto para primeros de mayo, seis meses después de su internamiento.

Las gestiones no salen como desaría Manuel. "Algún militar no desea hacerme el informe. La Embajada en Londres no hace nada. Iván quiere un sicólogo, aún no lo han enviado... Del Colegio de Abogados me mandan al Ayuntamiento, de aquí a Bienestar Social... He escrito al delegado José Manuel Jiménez. Todo es un problema. Me encuentro solo y desesperado, sin que nadie me ayude". Quiere pasar tres semanas antes al juicio en Londres, acompañando a su hijo y ultimando detalles con el abogado. Pero necesitará dinero.

Entre llamadas telefónicas y faxes, Manuel, un desempleado más, debe también sacar adelante su casa. Frecuenta la parroquia de El Pilar para recoger vales de alimentos y debe también entrevistarse con la asistenta social para que le abonen los recibos de la luz y el agua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios