Empleo en Jerez

El paro baja en marzo en 776 personas y pone fin a siete meses de escalada

  • La cifra de parados se sitúa en 33.018, el peor registro de este mes desde 2016

  • La ciudad suma 815 desempleados más desde el inicio de la crisis hace un año sin contar los afectados por ERTE

Un obrero de la construcción levanta un tabique en una obra de la avenida Caballero Bonald.

Un obrero de la construcción levanta un tabique en una obra de la avenida Caballero Bonald. / Miguel Ángel González

El paro registrado en las oficinas de empleo de la ciudad bajó en marzo en 776 personas (-2,30%), la mayor bajada de este mes en la serie histórica iniciada en 2005 con el cambio del sistema para el cómputo del desempleo. Según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo, la cifra total se sitúa en 33.018 parados, el peor registro de marzo desde 2016, cuando se rebasaron los 33.100 desempleados.

El descenso pone fin a siete meses consecutivos de escalada en los que Jerez llegó a acumular cerca de 3.200 parados más –desde los 30.500 de julio del año pasado que figuran como el suelo de la pandemia al techo de 33.788 alcanzado en febrero de este año–.

El Gobierno central atribuye la nueva bajada a la relajación de las restricciones anti-Covid tras superarse la tercera ola de la pandemia, lo que ha permitido tanto la reincorporación de muchos trabajadores que estaban en ERTE –cabe recordar que el paro registrado no contabiliza a los trabajadores con suspensión de empleo o reducción horaria– como la reactivación de la contratación temporal asociada a la llegada del buen tiempo y a la Semana Santa, que este año, aunque descafeinada por la ausencia de procesiones en las calles, ha coincidido con la recta final de marzo.

Los municipios únicamente cuentan con el dato del paro registrado, que desvirtúa el análisis al ofrecer una foto fija de la situación a último día de cada mes, sin tener en cuenta otras variables como el día de la semana –por norma general, los contratos temporales finalizan en viernes o en domingo, y el 31 de marzo cayó este año en miércoles–.

La bajada, la mayor en la serie histórica de marzo, se asocia a la relajación de las restricciones tras la tercera ola

Todos los sectores se benefician de la bajada salvo la industria, la actividad con menos peso en el tejido productivo jerezano que suma 16 desempleados en el último mes, para elevar su registro de demandantes con el carné de paro a 1.620.

El descenso mensual se concentra en el sector servicios, que cierra el mes con 22,243 parados tras un recorte de 600 respecto a febrero, y en la construcción, que mantiene a unos 3.200 desempleados y del orden de 130 menos que el mes anterior.

La agricultura salda el último mes con una treintena de parados menos, situándose su particular registro en 1.275, mientras que el apartado de personas sin empleo anterior ronda los 4.670 desempleados y 16 menos de los computados un mes antes.

El paro registrado baila al ritmo que le marca la pandemia desde que en marzo del año pasado se decretó el estado de alarma y se aprobó el confinamiento de la población, con el que afloraron de golpe y porrazo 4.000 parados más, que había que descontar hasta ahora para hacer una proyección interanual.

A partir de ahora, y hasta que comience la recuperación una vez que la población alcance la ansiada inmunidad y que los fondos europeos sirvan realmente para reactivar la economía, la comparativa de un año para otro se ajusta a la nueva realidad sin necesidad de tener en cuenta el desfase motivado por el inicio de la crisis sanitaria.

Mal año para las mujeres

En marzo de 2020, el primer mes de pandemia propiamente dicha, el paro se disparó hasta rozar los 32.200 desempleados, cifra que ahora se supera en 815 parados (+2,53%) y en la que como se reseñó con anterioridad, no figuran los trabajadores afectados por ERTE.

Con la debida cautela hasta que acaben las prórrogas de la medida estrella del Gobierno que ha permitido mitigar el impacto de la crisis sobre el empleo, dentro del último año los colectivos más afectados, y con diferencia, son las mujeres y las personas sin empleo anterior, que arrastran respectivamente 1.342 y 915 parados más, es decir, por encima ambos del repunte global de 815 desempleados.

El covid agrava la brecha de género al disparar el paro femenino en 1.342 personas el último año

La pandemia agrava la brecha de género, con el paro femenino ligeramente por debajo de las 20.000 desempleadas y apenas una veintena menos que las registradas hace un mes, mientras que el paro masculino afecta a poco más de 13.000 hombres tras un recorte de en torno al medio millar tanto en el último mes como en el último año.

El covid también pasa factura a los servicios, que acumulan un aumento interanual de 475 desempleados, y en menor medida a la agricultura, que suma en los doce últimos meses 160 parados más. La construcción, por contra, escapa de la subida generalizada del último año con un fuerte descenso de unos 670 desempleados.

Triunfalismo del gobierno local

Nunca está de más un descenso del paro y menos en una ciudad tan castigada por esta lacra como Jerez. La previsible reacción del gobierno local a la bajada de marzo llegó de la mano del delegado municipal de Reactivación Económica, Captación de Inversiones, Educación y Empleo, Juan Antonio Cabello, quien celebra, aunque obviando la subida interanual, que “al contrario de lo que ocurrió en el mes de marzo de 2020, el paro, en esta ocasión, ha dado un respiro, a pesar de las medidas restrictivas que impone la pandemia”.

Sin olvidar que “aún hay muchas personas sin empleo en Jerez y mucho trabajo en este sentido”, Cabello peca de triunfalismo al atribuir la “ligera mejoría en los datos del paro en la ciudad, al menos en parte, a los efectos positivos y la utilidad de las medidas puestas en marcha por el gobierno municipal para reactivar la economía”.

En concreto, el delegado cita en un comunicado las inversiones en obra pública realizadas por el Ayuntamiento en los últimos meses, junto a otras medidas como la devolución de la tasa de veladores a establecimientos hosteleros, los convenios con asociaciones de comerciantes para subvencionar actividades promocionales o el aplazamiento del IBI para los negocios que lo necesitan. Según Cabello, estas medidas han contribuido a la reducción del paro en marzo en la construcción y los servicios.

Al margen de las críticas vertidas por autónomos y pequeños empresarios por la insuficiencia y tardanza en su aplicación, cabe recordar que muchas de estas medidas estaban en vigor en los siete largos meses previos a marzo en los que el paro no ha dejado de crecer en la ciudad.

El responsable municipal de Empleo destaca igualmente en la nota informativa el esfuerzo del Ayuntamiento para “la puesta en marcha de todos los recursos posibles para la recuperación económica y del empleo”, caso del nuevo Plan Extraordinario Covid de la Diputación de Cádiz, por el que próximamente ha avanzado que se contratará a cerca de medio centenar de personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios