Sucesos

Se mete en un piso de calle Zaragoza y provoca lesiones a dos policías

  • Vecinos de la zona denuncian la inseguridad en torno a un bar de copas de la citada calle

Imagen del tramo de la calle Zaragoza donde ocurrieron los hechos. Imagen del tramo de la calle Zaragoza donde ocurrieron los hechos.

Imagen del tramo de la calle Zaragoza donde ocurrieron los hechos.

Los vecinos de la calle Zaragoza, especialmente el del número 4, un edificio destinado a apartamentos turísticos, han denunciado los problemas de descanso y de desórdenes públicos que padecen como consecuencia de la clientela de un establecimiento de copas denominado ‘La Librería’ que se coloca en las aceras de dicha calle.

La semana pasada, según uno de los vecinos, “se traspasaron todos los límites” después de que dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieran a un individuo que portaba un arma blanca y que llegó a meterse en el domicilio privado del denunciante.

Todo comenzó al borde de las once de la noche cuando este vecino se encontraba en su domicilio y escuchó un fuerte golpe en el portal que comparten como acceso tanto al edificio como al bar de copas. Denuncian que ese trozo de calle es utilizado para montar escándalos, consumir drogas e incluso para orinar, según el vecindario.

Fue entonces, tras huir el golpe, cuando bajó y se encontró a tres individuos dentro. Les conminó a irse del lugar y le dijeron que estaban “buscando un cigarro”. Sólo dos de ellos hicieron caso por lo que el vecino cursó aviso a la Policía.

El individuo en cuestión se puso violento y los agentes, tras cachearle, le encontraron un arma blanca. La situación comenzó a empeorar y el hombre que iba a ser detenido consiguió escapar en dirección a las escaleras del edificio. Aprovechando que el vecino se había dejado la puerta abierta se metió en su vivienda para, ante el asombro de todos los presentes, descolgarse hasta el exterior por la ventana de la cocina. Cabe destacar que dicho piso era un primero para hacerse a la idea del riesgo que corrió.

Finalmente, una vez en la calle, pudo ser atrapado por los agentes de la Policía Nacional, los cuales resultaron ambos con lesiones como consecuencia de la violenta detención.

Todo aquello provocó que se hubiera de presentar la correspondiente denuncia en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía así como que los agentes presentaran los debidos partes de lesiones emitidos por los servicios sanitarios.

“Estos hechos han venido a suponer que se cruce una frontera en la que la convivencia es absolutamente imposible. A los ruidos constantes hay que unir la peste de los orines, las guitarras sonando, los ladridos de los perros y el humo del hachís que se fuman”, destaca este vecino que pide soluciones al Ayuntamiento de Jerez ante lo que considera un grave problema de convivencia y de transgresión de las normas.

El enfado de los vecinos de la calle es mayúsculo, hay sensación de inseguridad, “además pasar por la acera es imposible, por lo que hay que arriesgarse a cruzar por la calle por donde transito mucho tráfico como es sabido”, denunciaron a este medio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios