Navidad

La afluencia de público a la plaza obliga a intervenir a la Policía Local

  • La avalancha de compradores provocó que se frenara el acceso al mediodía

Un agente local vigila este miércoles la cola de clientes ante la plaza de abastos. Un agente local vigila este miércoles la cola de clientes ante la plaza de abastos.

Un agente local vigila este miércoles la cola de clientes ante la plaza de abastos. / Manuel Aranda

El mercado central de abastos vivió este miércoles una mañana de colas ante la masiva afluencia de clientes por la celebración de las inminentes Nochebuena y Navidad. La afluencia de personas fue tal que incluso agentes de la Policía Local tuvieron que intervenir para poner orden y evitar que el interior de la plaza se viera saturada de público, algo nada recomendable dadas las actuales circunstancias higiénico-sanitarias con motivo de la pandemia por el coronavirus Covid-19.

Según destacó a este medio Miguel Barranco, secretario de los comerciantes del Mercado Central de Abastos, “ha acudido muchísima gente, sobre todo en el entorno del mediodía, lo que ha provocado que a eso de los 12,20 horas la Policía Local haya tenido que realizar un control del aforo en el mercado”. De esta forma, los agentes municipales impidieron durante casi media hora que más personas pudieran acceder a los puestos por las puertas principales y no permitieron que una nueva tandas de compradores accediera hasta que no se hubiera despejado lo suficiente el interior”. Las medidas policiales funcionaron, destacaron desde la plaza de abastos, ya que permitieron que los clientes entraran de forma más fluida y controlada.

De otro lado cabe destacar que los puestos más demandados fueron, como es tradición, las carnicerías y los puestos de pescadería. Será el día 31 cuando le toque el turno a las verdurerías, con la compra de las tradicionales uvas así como frutas exóticas, algo que está a cada año que pasa más de moda.

Según destaca Miguel Barranco, este mes de diciembre es muy importante para los comerciantes de la plaza de abastos “ya que en este mes se puede hacer incluso hasta el 20% de las ventas del año”.

“Son los días de más negocio del año, y más aún en un año especialmente malo como ha sido éste. Es la más fuerte del año. Eso nos ayuda a coger un poco de aire tras los malos meses que hemos padecido todos”.

Los comerciantes de la plaza, igualmente, han pintado en el suelo una serie de señales para que los clientes guarden la distancia de seguridad y de esta forma ayudar a que se cumplan las normas. “Aquí somos bastante cumplidores con la normativa -destaca Miguel Barranco- y a nadie se le ocurre atender ni pasearse si quiera sin mascarilla. La bronca la tendría asegurada”. Igualmente, en el Mercado Central, además de las esperas de seguridad a dos metros, se une la dispensación por doquier de geles hidroalcohólicos.

La ganadora del sorteo del día 11 recibe su premio. La ganadora del sorteo del día 11 recibe su premio.

La ganadora del sorteo del día 11 recibe su premio.

Cestas de Navidad sin dueño

Para terminar, desde la plaza hacen un llamamiento “para que los clientes del Mercado se busquen bien en los bolsillos pues de las tres cestas de Navidad sorteadas tan sólo hemos entregado una y dos esperan dueño. Sólo ha aparecido la agraciada del segundo sorteo, pero por el contrario los que celebramos los días 4 y 18 aún no”. Se recuerda desde la plaza que el boleto que ellos dan por las compras debe coincidir con las cuatro últimas cifras del sorteo de dichos días de la ONCE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios