Jerez

El presidente de Horeca denuncia "una campaña de celo contra las terrazas"

  • Los hosteleros del centro detectan un notable incremento de la actividad de los inspectores fotografiando todas las zonas de veladores

  • El temor se hace extensivo a los bares de barriada

Imagen del ambiente nocturno en una terraza de la plaza Plateros el pasado fin de semana, una de las zonas controladas por los inspectores. Imagen del ambiente nocturno en una terraza de la plaza Plateros el pasado fin de semana, una de las zonas controladas por los inspectores.

Imagen del ambiente nocturno en una terraza de la plaza Plateros el pasado fin de semana, una de las zonas controladas por los inspectores. / pascual

Los inspectores de Urbanismo han incrementado de forma notable el control sobre las terrazas de los negocios hosteleros de la ciudad. En los últimos días ha sido frenética la actividad y la imagen de inspectores tomando fotografías de terrazas se ha erigido en uno de los mayores temores de los hosteleros del centro. Este temor ya se ha hecho extensivo a los bares y restaurantes de las barriadas. Numerosos profesionales del sector consultados por este medio han reconocido la existencia de multas, mediciones de los espacios dejados a los peatones así como, incluso, la supresión de algunas terrazas como ha sucedido en conocidos bares de la plaza San Andrés.

En los últimos días este medio tiene certeza de que los inspectores han realizado numerosas fotografías a las terrazas de la animada plaza Plateros, uno de los principales puntos de ocio del centro de la ciudad junto con las ya famosas 'zonas saturadas' de San Pablo y plaza Vargas, además de la plaza Rafael Rivero.

Una cosa es podar las ramas malas de la hostelería y otra dejarla sin ramas"

El presidente de Horeca a nivel provincial, Antonio de María Ceballos, denunció ayer a este medio "la existencia de una campaña de celo por parte del Ayuntamiento de Jerez hacia los negocios hosteleros del centro".

El máximo responsable de esta organización reconoce "el enorme revuelo que se ha creado a este respecto" y, aunque se están imponiendo sanciones, considera que tras las mismas "no hay una campaña con afán recaudatorio". Eso sí, considera que "aunque no exista dicho afán lo cierto es que hay cuestiones personales, personas que no ven las cosas como los demás", dijo.

Para el presidente de Horeca "una cosa es podar las ramas malas de la hostelería y otra muy distinta es dejarla sin ramas", en clara alusión de que asume completamente que pueda haber hosteleros que se extralimiten respecto a lo que permiten sus licencias, si bien sentencia que "la hostelería es esencial para el centro como el centro lo es para buena parte de la hostelería".

El exceso de celo al que hacía referencia De María se ve reflejado, por ejemplo, "en el caso de un hostelero que decora su terraza con dos bonitas jardineras y debe quitarlas de inmediato. La hostelería es, en buena parte, un embellecedor del centro de cualquier ciudad".

Igualmente recordó que "nadie puede perder de vista el hecho de que hace apenas unos años el centro estaba absolutamente muerto y ha sido el trabajo, el riesgo y la inversión de muchos pequeños empresarios los que han conseguido que en la actualidad tenga un gran ambiente".

Un factor añadido a esta tensa situación es que en la hostelería del centro hay verdadero temor a que se declaren zonas saturadas por la ciudad con relativa facilidad, lo que recortaría sus horarios de apertura en una o dos horas dependiendo de si se trata de bares de copas o de bares tradicionales.

"Hay que tener en cuenta -destacó a este medio el presidente de Horeca- que con el calor del verano nadie se va a una terraza con la mujer y los niños a tomar algo antes de las nueve de la tarde-noche. Las horas de trabajo y de negocio se recortarían drásticamente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios