comienzan las rebajas | la crónica

El primer día reparte desigual suerte

  • Los grandes centros comerciales disfrutan de una jornada de multitudes en contrapunto a un centro urbano que vivió un día tranquilo en ventas pero animado en hostelería

Como si de un día de la marmota cualquiera se tratase, Jerez volvió a sumirse ayer en la primera jornada de rebajas del año. Todo sonaba a conocido, como a una especie de 'deja vú'. El día repartió diferente suerte, pues mientras el centro urbano disfrutó de gran afluencia de público, no fue precisamente el comercio el gran beneficiado de la misma. Ni mucho menos, quienes triunfaron fueron los negocios de la muy amplia oferta hostelera, que disfrutaron de excelentes ocupaciones a partir de las doce y media del mediodía. Las tiendas atendieron devoluciones, vendieron evidentemente, pero no se trató de una jornada tan fuerte como hubieran deseado.

Manuel García Santos, presidente de la asociación de comerciantes Asunico, era ayer meridianamente claro: "Ha sido un primer día de rebajas muy tranquilo. Se ha empezado a notar la afluencia de público a partir del mediodía, pero se ha tratado de personas que venían, más que nada, a disfrutar del centro urbano en un día que para muchos era festivo".

En su valoración, señalaba que los bares "han hecho más negocio estas navidades que en el mismísimo mes de agosto". Llamativas declaraciones sin duda las de García Santos.

El centro, ciertamente, se mostró espléndido, sobre todo cuando el sol llegó a calentar el ambiente. Ciertamente, este enclave fue durante toda la jornada una constante ir y venir de gentes, muchas de ellas con bolsas de la mano, pero sin grandes concentraciones.

Manuel Romero, propietario de la librería 'El Laberinto', vino a señalar lo mismo, opinión en la que además también coincidió el propietario del conocido comercio de la calle Santa María 'La Casa Rosa': "Ha sido un día tranquilo". Fuentes la hostelería consultadas por este medio coincidieron en señalar la buena mañana que habían hecho, especialmente a partir de las dos de la tarde, cuando algunas tiendas cerraron y muchos jerezanos se dedicaron a tomar unas bebidas y tapear.

Como se señalaba, fue un día de distinta suerte para el comercio. Si la cruz ayer se la llevó el centro urbano la cara fue plena para los centros comerciales. A las diez de la mañana un inusitado tráfico se detectaba en la avenida Voltaire, que da acceso a los grandes almacenes Hipercor. No en vano El Corte Inglés puso desde ayer 4 millones de artículos con un 50% de descuento dentro de la campaña 'Quiéreteme'. Igualmente, la avenida Reina Sofía se veía a cada minuto que pasaba más y más llena de coches en dirección a los centros comerciales Área Sur y Luz Shopping.

Al mediodía los aparcamientos lucían como en los días grandes de la Navidad. Tan sólo se descongestionaron a la hora de comer, para volver a llenarse en torno a las cinco de la tarde. No se puede olvidar el tirón que tienen estos parques comerciales tanto en otras localidades cercanas como incluso en provincias limítrofes.

De las tiendas más llenas ayer, apuntar por ejemplo la incombustible Primark, Pull and Bear, Bershka, Zara... dándose casos en los que incluso había colas para abonar las compras.

A nivel de rebajas, destacar que las más habituales en estos centros comerciales estuvieron entre el 25 y el 50%, siendo la más alta la del 70% de la tienda denominada Blanco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios