Jerez

El programa de plagas controla al picudo rojo en las palmeras

  • El Ayuntamiento aplica seis veces al año un tratamiento especial contra estos insectos

Un operario 'riega' de madrugada una palmera con el tratamiento contra el picudo rojo. Un operario 'riega' de madrugada una palmera con el tratamiento contra el picudo rojo.

Un operario 'riega' de madrugada una palmera con el tratamiento contra el picudo rojo.

El departamento de Espacios Públicos del Servicio Municipal de Medio Ambiente, dependiente de la tenencia de Alcaldía de Sostenibilidad, Participación y Movilidad, ha finalizado los trabajos programados para el control de la plaga del picudo rojo de las palmeras de la ciudad.

Los trabajos, que se han llevado a cabo en horario nocturno, se han realizado en las plazas del Progreso, de Las Angustias, avenida Alcalde Álvaro Domecq, plaza Aladro, Cristina, Puerta de Rota, Guadalcacín, calle Oro, rotonda Antonio Pica Serrano, rotonda del Minotauro y la finca de Santa Teresa.

La plaga del picudo rojo es una de las más peligrosas y comenzó en Jerez en 2009

El teniente de alcaldesa de Sostenibilidad, Participación y Movilidad, José Antonio Díaz, destacó ayer que "dentro de las labores que realiza el Departamento de Espacios Públicos uno de los trabajos más importantes es el control de las plagas que puedan afectar a la población de árboles y palmeras de la ciudad y, sin duda, una de las plagas más peligrosas es la del picudo rojo que lleva afectando a la población de palmeras de Jerez desde 2009".

Díaz recordó que "el picudo rojo es un insecto que ha provocado una gran mortalidad en las palmeras de la ciudad, especialmente la canaria, por lo que se hace muy necesario este control de la plaga, ahora mismo podemos decir que los niveles de afectación son más bajas y que la plaga está relativamente controlada, lo que supone una buena noticia para la ciudad".

El teniente de alcaldesa señaló igualmente que "los trabajos que han realizado los operarios del departamento de Espacios Públicos se han realizado en horario nocturno por una parte para mejorar su realización y, por otra parte, y quizás más importante, para conseguir interferir lo mínimo posible con la actividad de la ciudadanía".

El tratamiento que se ha realizado ha consistido en la pulverización de un producto fitosanitario, autorizado para su uso en el tratamiento del picudo rojo. El personal encargado de realizar el tratamiento utiliza un camión cesta elevador para proceder a la ducha de la corona (conjunto de palmas) de la palmera. Se trata de un producto insecticida que por ingestión del material vegetal por adultos o larvas del picudo causa su muerte. La próxima ronda de tratamientos prevista se realizará con un insecticida biológico que está recomendado usarse en el control del picudo en los meses del invierno.

El picudo rojo es un escarabajo procedente de Indonesia, que se introdujo en España en 1994 a través de la importación de unas palmeras en la costa granadina. Poco a poco se ha ido extendiendo geográficamente por toda la cuenca mediterránea, llegando a la atlántica y desde la costa hacia el interior.

Los daños que puede producir el picudo rojo no son sólo estéticos, ya que sino se lleva a cabo el tratamiento adecuado de la palmera, el ejemplar muere. En 2010, la Junta de Andalucía decretó de Utilidad Pública la Lucha contra el Picudo Rojo, mediante el Decreto 77/2010 de 23 de marzo, estableciendo las medidas de protección que deben adoptar los propietarios de las palmeras. Desde la oficina técnica de arbolado se coordinan los tratamientos a la población de palmeras del viario de Jerez, siguiendo las recomendaciones marcadas por dicho decreto. Se llevan a cabo una media de seis aplicaciones por palmera y año, siguiendo los principios del control integrado de plagas.

En Jerez, la presencia del picudo rojo se encuentra registrada desde 2009. Los primeros años la llegada de la plaga conllevó la pérdida de numerosas palmeras, siendo el nivel de la plaga muy elevado en todas las zonas afectadas. En la actualidad los niveles son muy bajos ya que hay menos palmeras y las que se conservan se encuentran en tratamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios