Religión

La revelación de un nuevo estilo de cine

  • ‘Redentores de Cautivos’ se ha proyectado por casi toda España llenando las salas de cines

  • Sus directores quieren poner el broche de oro en septiembre en el colegio La Salle Buen Pastor

El padre fray Juan Carlos Mancebo celebrando la Misa en una colina de Ruanda en el año 1989. El padre fray Juan Carlos Mancebo celebrando la Misa en una colina de Ruanda en el año 1989.

El padre fray Juan Carlos Mancebo celebrando la Misa en una colina de Ruanda en el año 1989.

Todo comenzó en Jerez en septiembre del año pasado y todo concluirá en Jerez. Al menos de momento y, como dicen sus directores, “si la Virgen así lo quiere”. Sabían que 2019 era el año ideal para dar a conocer las imágenes que los frailes mercedarios destinados en Ruanda y Burundi conservaban como oro en paño. Aquel lleno absoluto en el teatro Villamarta coincidía con el año jubilar de la Orden y el veinticinco aniversario de la guerra de Ruanda en la que estuvieron inmersos los protagonistas de la obra de Salvador Gutiérrez y José Antonio Capote. Aquella cita en el coliseo jerezano, recordada por el aplauso final de más de seis minutos a todos los misioneros, dio paso después a otras fechas en ciudades como Sevilla, Salamanca, Madrid, Pontevedra, Valladolid, Cáceres, Albacete, Ávila, Ferrol, Sarria, Verín o nuestra vecina villa de Rota, entre otras. Pero alguien dijo una frase reveladora en el teatro jerezano al concluir la obra: “Este es el mejor pregón que he visto jamás en el Villamarta”.

La idea inicial de los creadores era simple: hacer justicia a los misioneros que vivieron de cerca las atrocidades sufridas en situaciones límites como la guerra de Ruanda o la marcha forzosa de Burundi. Comenzaban entonces una aventura por toda la geografía española sin más documentos que la película bajo el brazo y ofreciendo como reclamo el testimonio de una verdad profunda, sincera y directa sobre la labor humanitaria y pastoral de los misioneros mercedarios, algunos de los cuales ya no viven para contarlo. Y para ello sólo pedían un cine, auditorio, teatro, colegio, sala, en definitiva un lugar donde dar a conocer el mensaje, sin más requisito económico que la voluntad en forma de donativo. Pronto ese afán de hacer justicia se vio desbordado por la solidaridad de los asistentes. Ciudades como Jerez, Madrid o Albacete han visto como sus salas se han quedado sin butacas para conocer de primera mano la forma de darse de estos misioneros a los más necesitados. El propio lema de la película, sacado de una información de Radio Vaticano, ya lo indicaba: “Un puñado de misioneros mercedarios que se dejó la piel por asistir a más de 18.0000 refugiados ruandeses”. A día de hoy ‘Redentores de Cautivos’ ya ha recogido más de 22.000 euros que van destinados íntegramente a una cárcel del sur de Camerún donde todavía hay presos que pierden la vida por una simple infección o porque se ven obligados a beber agua en mal estado. Allí siguen hoy los mercedarios bajo el proyecto ‘Educación y Libertad’ para darse a estas personas, como ya hicieron en tiempos de la reconquista, intercambiándose por esclavos, o como hicieron en los campos de refugiados de Ruanda. Así que la idea de hacer justicia a los misioneros se ha tornado ahora en una especie de servicio público que en palabras de los directores “hay que contar a todo el mundo, sobre todo a los jóvenes, porque esto es también Iglesia”.

Pero el éxito de 'Redentores de Cautivos' no sólo tiene que ver con la vistosidad que la propia orden mercedaria ha cobrado durante este año, sino también con la revelación de un nuevo estilo de ofrecer cine; profesional en el resultado, pero artesanal en su elaboración y exposición, sin intermediarios, productoras, distribuidoras ni subvenciones públicas de ningún tipo. Un trabajo basado en la honestidad y la sinceridad tanto de su contenido como de su puesta en escena, ya que son los propios directores los que viajan a cada ciudad para explicar, junto a Fray Juan Carlos Mancebo ( principal protagonista), por qué hicieron esta película y por qué hay que darla a conocer. En su elaboración, junto con los directores, otras dos personas desprendidas como Alberto Delgado y Víctor Sáez, ambos músicos de renombre y amigos mercedarios han contribuido a la gran odisea de este fenómeno audiovisual.

Broche de oro en Jerez

Para no haber tenido ayuda económica alguna, el hecho de haber superado los 22.000 euros es todo un logro. Aunque el objetivo es aún más ambicioso ya que ciudades como Zaragoza, Alicante, Córdoba, Tenerife, Burgos o Granada esperan en estos meses la llegada de la comitiva jerezana. Desde la olvidada cárcel de Camerún ya llegan las primeras fotos de los logros alcanzados gracias a las primeras recaudaciones. Hace unos meses un grupo de profesionales de la ortodoncia acudió a la zona para atender a los primeros pacientes, para orgullo del reducido equipo técnico de esta película. En lo profesional ‘Redentores de Cautivos’ ha supuesto un revulsivo en algunas salas de cines que han visto como una película sobre la Iglesia ocupaba por primera vez todas las localidades, por delante incluso de otros grandes títulos del séptimo arte. La cadena 13 TV ya se ha reunido para valorar la posibilidad de emitirla en abierto para toda España de cara al próximo año y ROME REPORTS, la agencia de noticias sobre el Papa y el Vaticano también se ha hecho eco de la cinta rodada en Jerez. Aunque ahora sus directores sólo esperan una fecha para cerrar el ciclo donde comenzaron, si es posible con otro lleno. Será el próximo 27 de septiembre en el salón auditorio del colegio La Salle Buen Pastor. Sin duda una oportunidad para los que se perdieron aquella tarde de entrega misionera en el Villamarta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios