Jerez

El regadío de última generación acumula ya dos años de retraso

  • Los regantes llevan meses realizando pruebas a la espera de poder estrenar las obras de modernización de la zona regable, que confían poder inaugurar a principios de año

La modernización de la zona regable del Guadalcacín se empieza a parecer a las obras de El Escorial por el retraso que acumula el proyecto, dos años desde el compromiso incial adquirido por la empresa adjudicataria y uno desde la revisión de los plazos de ejecución, tiempo en el que los regantes llevan haciendo pruebas y encontrándose piedras en el camino que han impedido el estreno de unas infraestructuras llamadas a liderar la revolución de la producción hortícola de la campiña de Jerez.

De acuerdo con el compromiso asumido por la empresa adjudicataria, las obras deberán finalizar en el año 2.006, curiosamente al cumplirse 100 años de la constitución de la Comunidad de Regantes del Guadalcacín.

A los problemas burocráticos, presupuestarios y medioambientales se unen averías de todo tipo surgidas durante el proceso de implantación de la nueva red de riegos, la última, según el presidente de la junta de gobierno de la comunidad de regantes, Pablo Ruiz Carmona, "de ciencia ficción", ya que la conjugación de distintos elementos han provocado una reacción química en el interior de la red y, en consecuencia, pequeñas perforaciones en las tuberías por las que se producían fugas que impedían mantener la presión del agua.

Sacyr, empresa adjudicataria de las obras, ya está subsanando el problema y los regantes confían en que, a falta únicamente de pequeños remates en una red que tiene una longitud total de unos mil kilómetros y que abastecerá a una superficie de algo más de 12.000 hectáreas, a principios de año se puedan inaugurar al fin las instalaciones en las que se han invertido del orden de 72 millones de euros y cuya ejecución comenzó en primavera de 2003, con el objetivo de que pudieran finalizar en 2006 coincidiendo con el centenario de la comunidad de regantes.

En este sentido, Ruiz Carmona explicó que las obras están ya al 98 o 99% y únicamente resta buscar un hueco en la agenda de la actual ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa para fijar la fecha ñde la inauguración.

Entre tanto, los regantes seguirán realizando pruebas de presión y riegos por sectores, si bien el responsable de los comuneros del Guadalcacín recordó que tras el estreno de las nuevas instalaciones contarán con una garantía adicional de 24 meses para averías normales, mientras que la de los vicios ocultos se extenderá por 15 años.

Las modernización de la zona regable Guadalcacín implica un cambio sustancial en los sitemas de conducción, distribución y aplicación del agua de riego, lo que propiciará un considerable ahorro de agua y una mayor diversificación y producción agrícola, basada en la aplicación del agua a la demanda de los cultivos y no a la oferta de la infraestructura hidráulica.

Los regantes podrán establecer a su voluntad el calendario y horario de riego, ya que el agua estará disponible con el caudal y la presión precisas las 24 horas del día y los 365 días del año, sin necesidad de establecer turnos. Por su parte, la comunidad tendrá absoluto control del consumo que realiza cada regante para luego facturarle en función del agua demandada.

2006

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios