Diócesis de Asidonia-Jerez

Las cofradías recibirán a su nuevo pastor con alegría y esperanza

  • El nuevo obispo de Asidonia-Jerez llega en uno de los momentos más críticos para las hermandades

La cruz de guía de la hermandad de los Judíos de San Mateo.

La cruz de guía de la hermandad de los Judíos de San Mateo. / Pascual (Jerez)

Las hermandades de Jerez esperaban como agua de mayo el nombramiento del nuevo pastor diocesano. Ya se sabe que entre los cofrades las tertulias y los corrillos son el pan nuestro de cada día. Así que era de esperar que durante estos meses fueran danzando una serie de nombres que, de haberlos puestos en procesión a todos los citados, hubieran formado un cortejo más amplio que el de algunas de las cofradías jerezanas.

Finalmente, la noticia parece que llegará hoy y caerá como agua de mayo aunque para muchos con cierto retraso. Las hermandades no pasan su mejor momento. Sumidas en una cruda realidad económica que ha dado al traste con muchos proyectos que estaban previstos pero que la pandemia del coronavirus se ha encargado de quebrantar con nada menos que dos Semanas Santas suspendidas y sin apenas flujos de ingresos para la subsistencia. Tesorerías con telarañas y que ven un futuro incierto. Con muchos hermanos pasándolo mal y con dificultades para hacer frente a los pagos por cuota, son pocas las líneas de ingresos extraordinarios. Sobre todo si se tiene en cuenta que para hacer eventos es necesaria la vuelta a la normalidad para que las cuentas cuadren con buenos beneficios.

Además, y quizá esta razón es más importante que lo puramente económico, está el factor anímico. Era preciso, por tanto, que llegase pronto un buen pastor que cuidara de sus ovejas y que insufle el ánimo necesario en muchas hermandades que escasean de las fuerzas suficientes como para echar a andar el barco por la singladura de la normalidad.

Las hermandades llevaban ya meses pidiendo un capitán para este gran barco que forma parte muy importante de todo el apostolado diocesano. Con la impronta del nuevo obispo que quiera a sus ovejas que ahora se sienten un tanto descarriadas y quizá algún cambio a nivel de responsables de las hermandades en el propio Obispado, el ámbito de la religiosidad y de la sociedad jerezana volverá a tomar el impulso necesario.

Dionisio Díaz

El presidente del consejo, Dionisio Díaz, ha querido manifestar a este medio que “esperamos con alegría y con ansias a un obispo que guíe a las hermandades durante los próximos años. Las hermandades son muy importantes y necesitan tener un pastor para su camino diario”. Y añade que “nos hemos quedado huérfanos en el peor momento de la pandemia y la llegada de un obispo es más que necesaria y un aliento de ánimo”. Finaliza el presidente del consejo comentando que “es necesario encauzar el nuevo rumbo de las hermandades para el futuro. Esperamos con ansias que traiga cambios y nuevos bríos en todos los niveles que se mueven alrededor de las hermandades y cofradías de la Diócesis. Es algo muy necesario”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios