Jerez

El sector privado no se interesa por ahora por el edificio de Esteve

  • El proceso de venta del inmueble para que sea un hotel culmina sin que se presenten ofertas

  • El gobierno local baraja licitarlo de nuevo rebajando los 1,7 millones exigidos inicialmente

Imagen del edificio de la plaza Esteve que el Ayuntamiento intenta vender para que albergue un negocio hotelero. Imagen del edificio de la plaza Esteve que el Ayuntamiento intenta vender para que albergue un negocio hotelero.

Imagen del edificio de la plaza Esteve que el Ayuntamiento intenta vender para que albergue un negocio hotelero. / miguel ángel gonzález

El edificio de la plaza Esteve que tiempo atrás fue la sede del IARA (Instituto de Reforma Agraria) seguirá siendo, por ahora, de propiedad municipal. El Ayuntamiento no ha encontrado a una empresa que quiera adquirir o, al menos, al precio exigido (1,7 millones), este inmueble construido a principios de los sesenta del pasado siglo y que desde hace unos años se encuentra cerrado. A principios de verano, el ejecutivo abrió una convocatoria pública para la enajenación de este edificio pero no se han presentado ofertas. Por este motivo, ahora se está analizando a nivel técnico la posibilidad de volverlo a licitar aunque rebajando el precio exigido.

Este procedimiento de venta pública, tal y como viene reflejado en un informe del servicio de patrimonio municipal fechado en junio de 2017, se inició tras una petición realizada por una empresa -no se especificaba el nombre- de que se realizara una licitación pública para la venta de este edificio. Tras los pertinentes informes y los correspondientes estudios para fijar su tasación, el gobierno local aprobó el pasado 28 de junio el procedimiento abriéndose el periodo para la presentación de ofertas. Sin embargo, el pasado día 2 concluyó el plazo sin que se hubieran propuestas económicas por lo que el pasado martes el procedimiento se declaró desierto.

Se obliga al futuro comprador a destinar el edificio a usos hoteleros durante 10 años

Consultado por este asunto, el delegado de Urbanismo, Francisco Camas, explicó que se va a analizar la viabilidad técnica y jurídica de volver a licitar la propiedad aunque rebajando el precio mínimo exigido ya que se achaca al importe el motivo de que no haya habido empresas interesadas. Para fijar el precio, el departamento correspondiente recurrió a las estadísticas de costes del Colegio Oficial de Arquitectos y se elaboró un estudio de mercado sobre precios de locales para oficinas basándose en los anuncios de varios portales inmobiliarios.

Este edificio, que no cuenta con ningún tipo de protección aunque se encuentra incluido en el Sistema de Información del Patrimonio Histórico de Andalucía (Sipha) por su valor arquitectónico, fue diseñado por el arquitecto Fernando de la Cuadra y se construyó en 1959 por iniciativa del Ayuntamiento dentro de un proceso de remodelación de la plaza Esteve que le dio su fisonomía actual. Actualmente, el vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) establece que este edificio debe destinarse a un uso residencial aunque se permiten otros usos compatibles como pueden ser el comercial o la prestación de servicios.

Ahora bien, en el pliego de condiciones que regulaba la enajenación del inmueble se establecía como cláusula obligatoria que se destinara a uso turístico como hotel o edificio de apartamentos turísticos durante un plazo como mínimo de 10 años. El incumplimiento de esta obligación suponía, además, la anulación de la compraventa y la reversión del bien al Ayuntamiento. Transcurrido este plazo, el propietario podría cambiar de uso el inmueble aunque debería pedir autorización al Consistorio.

El edificio tiene una superficie de 1.476 metros cuadrados repartidos entre el sótano, un recibidor en la planta baja y tres plantas. Claro está, queda fuera de este proceso de venta los locales comerciales de la planta baja del inmueble ya que estos no son de propiedad municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios