Jerez

Cada semana en Jerez se rompen una media de once matrimonios

  • El primer semestre de 2017 acaba con un total de 302 divorcios y separaciones en la ciudad

  • El dato registrado supone un descenso de casi 4 puntos respecto al año anterior

Comentarios 1

La repetida promesa de las bodas de "hasta que la muerte nos separe" va perdiendo cada vez más fuerza a juzgar por las rupturas que cada año se registran en la ciudad. Eso es, al menos, lo que se desprende del balance que de manera periódica publica el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) relativo a la zona de influencia del partido judicial de Jerez. En concreto, según las últimas estadísticas disponibles, durante el primer semestre de 2017 un total de 302 parejas decidieron poner fin oficialmente a su relación en la ciudad. Según los datos aportados por el CGPJ, se produjeron 279 divorcios y 23 separaciones. En esta ocasión, no se ha registrado ninguna nulidad durante dicho periodo.

La cifra registrada de enero a junio del pasado año supone un leve descenso de las disoluciones matrimoniales de un 4%. Una tendencia a la baja que también se dio durante 2016 cuando en el primer semestre los divorcios y separaciones cayeron hasta un 25%. A pesar de la bajada, en Jerez se producen una media de 11 rupturas de matrimonio cada semana.

De enero a junio del año pasado se registraron hasta 279 divorcios y 23 separaciones

El informe judicial detalla que en Jerez se registró durante el primer semestre del año un total de 119 divorcios consensuados y otros 160, en este caso, sin consensuar. Mientras que se realizaron un total de 18 separaciones por acuerdo y otras 5 sin consensuar. Hay que señalar que la diferencia entre los dos procesos es que el divorcio ocasiona la disolución del vínculo matrimonial para el futuro mientras que la separación judicial ocasiona la suspensión de la vida en común de los casados, sin romper el vínculo matrimonial, por lo que mientras una persona no esté divorciada, no puede volver a contraer nuevo matrimonio.

A la espera de conocer los datos finales de 2017, lo cierto es que de momento se mantiene la caída de las disoluciones matrimoniales. Hasta ahora y según el balance disponible del CGPJ, de enero a septiembre del pasado año 2017 se habían registrado 429 rupturas de matrimonios, siendo habitual que en el primer semestre se cuando se producen más de la mitad de los casos. Mientras tanto, cabe recordar que la ciudad cerró 2016 con un total de 565 rupturas matrimoniales, un dato destacado porque desde 2004 no se había registrado una cifra tan baja de divorcios, separaciones y nulidades.

Para entender las variaciones registradas en la ciudad habría que tener en cuenta, no obstante, dos hechos importantes. En primer lugar, 2005 y 2006 son los años recientes en los que en la ciudad se firmaron un mayor número de disoluciones matrimoniales debido a la puesta en marcha en 2005 del denominado divorcio exprés, que recortaba los plazos, requisitos y gastos de los divorcios. Hasta ese año, eran más numerosas las separaciones al ser un trámite imprescindible para poder posteriormente hacer efectivo el divorcio.

En el caso de 2016 también hubo un cambio en la estadística judicial al firmarse dos nulidades matrimoniales. Un procedimiento poco habitual en los años anteriores. De hecho, sólo se habían registrado dos a lo largo de 2004, una en 2011 y otra más en 2013. Este aumento de nulidades se produjo tras entrar en vigor el 8 de diciembre de 2015 de la reforma de los procesos de nulidad matrimonial que el papa Francisco estableció a través de la carta apostólica motu proprio Mitis Iudex Dominus Iesus. Una de las novedades que introducía dicha reforma papal era la puesta en marcha de un proceso más breve para llevarla a cabo.

La nulidad matrimonial supone que el matrimonio no ha existido y no puede surtir efectos, por lo que se diferencia del divorcio, es que en este caso se disuelve un matrimonio válido por voluntad de uno o ambos cónyuges.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios