Sucesos

“Ha sido un shock para todos, de pronto las llamas estaban en tu casa”

  • Los vecinos del bloque 1 de la Plaza de las Castañuelas se recuperan del susto provocado por incendio que afectó el lunes a tres viviendas

Una imagen del bloque de Las Torres donde se produjo el incendio.

Una imagen del bloque de Las Torres donde se produjo el incendio. / Manuel Aranda

Las Torres aún no se ha recuperado del susto que en la tarde noche del pasado lunes sorprendió a los vecinos del bloque uno de la Plaza de las Castañuelas, que se ha convertido en foco de atención de toda la zona.

Evidentemente, los cuarenta vecinos del edificio, que consta de 10 plantas, aún limpiaban ayer el hollín y todo lo que han quemado las llamas, convirtiendo la zona, y el bloque en especial, en un discurrir continuo de personas. Mientras, operarios de las compañías de teléfonos se apresuraban en cortar y devolver las líneas al bloque.

El incidente es, sin duda, la comidilla de todos los bares de la zona, desde Juan XXIII hasta la Serrana, y por supuesto Las Torres. En todos sitios se habla de lo mismo, de lo que ha podido ser y lo que, afortunadamente, ha sido.

Con el susto todavía en el cuerpo, la mayoría de vecinos del bloque prefiere no hablar. “Ha sido un shock para todos, porque de pronto vimos que las llamas entraban en la casa”, asegura uno de que quiere pronunciarse. “Yo había salido a comprar y dejé a mi mujer y mi hija en casa, y estando en la tienda, me llamaron asustadas”, asegura emocionado mientras lo cuenta.

Con las causas aún por concretar, en la calle todos hablan de “un cigarro, una colilla”, pero nadie se atreve a confirmarlo. También son conscientes de que el seto que rodea al edificio “es un peligro, yo lo llevo diciendo desde hace meses a la administradora, hasta que ha pasado esto”, comenta otro vecino.

Operarios, arreglando el cableado en la mañana de ayer. Operarios, arreglando el cableado en la mañana de ayer.

Operarios, arreglando el cableado en la mañana de ayer. / Manuel Aranda

Menos mal que el viento no iba hacia otro lado, si no hubiera sido peor, porque hubiera prendido el otro seto y no sé lo que hubiera pasado”. Así lo explica otra vecina, pero del bloque de enfrente. “Lo estaba viendo todo desde mi casa, y lo primero que hice fue coger a mi madre y salir corriendo. Se oyeron explosiones pequeñas por el gas del aire acondicionado, y claro, como encima había coches cerca...".

Precisamente este asunto era el que más preocupaba a muchos de ellos en el momento del incendio. “Date cuenta que las cocinas de los bloques están al lado, y yo por ejemplo tenía allí dos bombonas de butanos”, apunta el inquilino del bajo, que espera en la entrada “a que vengan los del seguro, porque a mí me ha afectado el salón y la habitación de la chiquilla”, explica.

La totalidad de los inquilinos afectados han pasado la noche fuera, unos en casa de familiares y otros, en otras propiedades. “Ahí no nos podíamos quedar, era imposible respirar”.

Aspecto que presenta una de las viviendas más afectadas. Aspecto que presenta una de las viviendas más afectadas.

Aspecto que presenta una de las viviendas más afectadas. / Manuel Aranda

Las llamas han destrozado cierros, cortinas y sobre todo las persianas, a las que ha convertido en plástico. Los más afectados han sido el primero y el segundo piso, a los que la deflagración ha destrozado también enseres y mobiliario.

“Fueron momentos muy complicados, en los uno no piensa, yo tenía mi familia arriba y sabía qué hacer”, reconoce otro de los vecinos. Incluso algunos se quejaban ayer de la atención recibida. “Mi hija se dio un golpe en el pecho, tenía heridas en el codo y en la rodilla, y no querían atenderla allí, nos decían que la llevásemos al hospital. ¿Tú crees que yo estaba para eso? Si estaban allí...”, relata.

Ayer la mayoría de los residentes estaban ya en sus casas, pero los afectados, el bajo, el primero y el segundo, tardarán en volver, al menos para pernoctar. De hecho, a la salida del edificio había colocada ayer una cuba para tirar el material destrozado. “Yo espero estar aquí pronto, aunque me han dicho que varias semanas no me las quita nadie”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios