Jerez

Ocho siglos en busca de cautivos

  • Coincidiendo con su año jubilar, la Orden de la Merced estrena película, el próximo mes de septiembre, con imágenes inéditas sobre las misiones en Ruanda

1. Fray Juan Carlos Mancebo, el querido mercedario hoy en día párroco del Corpus Christi en el barrio de Picadueñas, celebrando Eucaristía en los campos de Ruanda. 2. Fray Mateo Goyenaga en el año 1969 en las misiones mercedarias en Burundi. 3. El misionero de la Merced fray Emilio Aguirre con un grupo de niños ruandeses en plena misión.

1. Fray Juan Carlos Mancebo, el querido mercedario hoy en día párroco del Corpus Christi en el barrio de Picadueñas, celebrando Eucaristía en los campos de Ruanda. 2. Fray Mateo Goyenaga en el año 1969 en las misiones mercedarias en Burundi. 3. El misionero de la Merced fray Emilio Aguirre con un grupo de niños ruandeses en plena misión.

Ruanda. 1996. Dos años después del mayor genocidio de su país, Elí Mushengezi, un niño de trece años, recuerda en una emotiva carta al Padre Juan Carlos Mancebo, el fraile mercedario que le rescató de aquella lluvia de bombas y disparos (hoy párroco de la iglesia del Corpus Christi, en el jerezano barrio de Picadueñas). Esta es la sinopsis de la película que verá la luz el próximo mes de septiembre en toda España y que comenzará a emitirse al público en Jerez. Fray Juan Carlos, natural de Navaluenga ( Ávila) conocido entonces en Ruanda como Padre Karoli, es uno de los protagonistas del largometraje-documental que lleva por título 'Redentores de Cautivos', dirigido por el periodista Salvador Gutiérrez y el técnico de imagen José Antonio Capote. Una cinta en la que han participado otros diez frailes mercedarios de toda España que en su día se ofrecieron para seguir con la labor misionera en países como Ruanda, Burundi y Camerún. Misioneros de la provincia mercedaria de Castilla que partieron hacia el continente vecino en 1968 para vivir de cerca el mayor genocidio conocido hasta la fecha en tierras africanas y que ahora, casi veinticinco años después, vuelven a reunirse en un emotivo encuentro, teniendo como escenario distintas localizaciones de la provincia de Cádiz y Jerez. Muchos de estos misioneros mercedarios dedicaron más de quince años de sus vidas a auxiliar a los más desfavorecidos por las masacres de los distintos conflictos bélicos.

Para este trabajo se ha contado con un material audiovisual inédito que la propia orden mercedaria ha facilitado a los directores de la película, con imágenes exclusivas nunca antes emitidas sobre las misiones en tiempos de guerra y en la que se muestran las tareas de las misiones en territorios hostiles. Una labor que fue reconocida en 1994 con el premio Príncipe de Asturias y seguida muy de cerca por la emisora Radio Vaticano quien llegó a informar de que fueron "un puñado de misioneros mercedarios que se dejó la piel por asistir a más de 18.000 refugiados ruandeses".

La película, que cuenta con la colaboración musical del coro de monjas africanas del convento de Santa de Santa María de Gracia, sale a la luz con algo más de una hora de duración y en una fecha señalada en el calendario mercedario, al coincidir con el mes mariano por excelencia en la ciudad. Su estreno coincide con el año jubilar mercedario y la celebración de los cincuenta años de las misiones de la provincia mercedaria de Castilla, además del triste recuerdo de los veinticinco años de la guerra de Ruanda en la que perdieron la vida más de ochocientas mil personas en sólo cinco meses.

Se da la circunstancia de que el equipo técnico de esta película no ha querido contar con distribuidoras ni empresas de producción. Tampoco con ningún tipo de subvención pública. El objetivo, según señalan los directores, es ofrecer el trabajo en una ruta abierta por todo el país, ofreciendo la cinta para su emisión "en aquellas salas de cines, teatros y auditorios donde podamos hacer justicia a este ramillete de misioneros", subrayan. No se cobrará entrada sino que se ofrecerá la posibilidad de aportar un donativo. Los beneficios recaudados irán destinados a la obra 'Educación y libertad' que la Orden de la Merced desarrolla en la prisión de Sangmélima, en el sur de Camerún, con la ayuda higiénica, alimenticia y educativa a presos y familiares. Un proyecto que está ayudando a más de 300 familias.

Redentores de Cautivos comienza a emitirse el próximo mes de septiembre. Ya se han cerrado fechas en distintas salas de cine de Madrid, Toledo, Ciudad Real y Ávila.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios