Hostelería

Los ‘estudios acústicos’ ya no serán obligatorios para todas las terrazas

  • La patronal hostelera Horeca sostiene que tan sólo serán los grandes veladores, con más de 30 mesas, los únicos obligados a pasar un análisis que llega a costar hasta 600 euros

Retrospectiva de una serie de terrazas en la calle Consistorio, frente al edificio que alberga el Ayuntamiento de Jerez. Retrospectiva de una serie de terrazas en la calle Consistorio, frente al edificio que alberga el Ayuntamiento de Jerez.

Retrospectiva de una serie de terrazas en la calle Consistorio, frente al edificio que alberga el Ayuntamiento de Jerez. / Vanesa Lobo

Tras amplias disputas con el sector de los bares de la ciudad, el Ayuntamiento de Jerez ha aceptado que los informes de impacto acústico de las terrazas tan sólo sean necesarios para aquellas que sean de gran tamaño y que se excedan de una serie de parámetros impuestos por los expertos del departamento municipal de Urbanismo. Así lo asegura el presidente de la patronal hostelera provincial, Horeca, Antonio de María, quien destaca que “a grandes trazos serán las terrazas con más de 30 mesas aquellas que tendrán que aportar el referido informe acústico. Las que estén por debajo, tan sólo deberán hacerlo en casos muy especiales”. Uno de dichos casos ‘extraños’ sería, por ejemplo, la ubicación de una terraza en una calle estrecha y densamente poblada en la que los ruidos pudieran concentrarse y no permitir el descanso de los vecinos. Este asunto lleva meses 'coleando'.

Básicamente, se destaca desde Horeca y desde el Ayuntamiento, hay una serie de cuadros en los que se estudia el factor ‘molestia-ruido’ que puede generar una terraza. Los factores que se incluyen en dichos cuadros son múltiples, e indican desde los metros de anchura que se dejan para que los peatones puedan transitar por la calle en cuestión, la distancia hacia la fachada del edificio habitado más próximo, hasta así como la temporada para la que se solicita dicho permiso. Obviamente una terraza en verano no genera las mismas molestias que en invierno, principalmente porque las horas de apertura al público son radicalmente distintas.

El teniente de alcaldesa de Urbanismo, José Antonio Díaz, no comparte la opinión De María acerca de que 30 mesas vengan a ser la frontera entre la obligación de pedir un estudio acústico o no solicitarlo. “Hay multitud de factores que confluyen para este asunto”, dice Díaz quien añade que “hasta el momento ya hemos recibido 90 solicitudes de terrazas para ser analizadas por los servicios de Urbanismo”.

Lo más importante, se apunta desde el sector hostelero, es que ya no es obligatorio que cada terraza que se instale en las calles de la ciudad deba contar de forma obligatoria con un estudio de impacto de sonido realizado por un técnico homologado. Obviamente eso suponía un coste económico a los negocios comprendido entre los 400 y los 600 euros.

Pese a todo ello, todo hace indicar que serán las grandes terrazas (ni mucho menos las de los bares de barrio) las afectadas a la hora de solicitar un estudio de impacto de ruidos. Desde Horeca se señala que ellos siguen defendiendo que dichos estudios no son necesarios: “Seguimos diciendo que las terrazas son un acto reglado y no necesitan de estas medidas. Otra cosa es que el industrial haga mal uso y la terraza sea molesta. Ese es el momento en el que el Ayuntamiento debe entrar en acción e incluso quitar el permiso. No hay que criminalizar a nadie a priori, se actúa contra el ‘crimen’ una vez perpetrado, no antes”.

De esta forma la situación ha dado un giro radical pues los estudios de sonido que se antojaban obligatorios hasta hace apenas unas semanas a partir de ahora no lo serán. Todo hace indicar que buena parte de los negocios hosteleros de Jerez no deberán aportar tal requisito a la hora de renovar las licencias para poder ocupar con sus mesas y sillas la vía pública.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios