Jerez

El trasplantado de cara evoluciona y afronta un año de rehabilitación

  • Catorce semanas después de la operación, agradecido y emocionado, Rafael comparece en público y sale del hospital para iniciar la recuperación del movimiento de los músculos faciales de manera completa

El rostro de Rafael dio ayer la vuelta al mundo. El segundo paciente sometido a un trasplante de cara en España, y el noveno a nivel mundial, compareció ayer ante los medios de comunicación junto con los médicos artífices de este gran hito de la sanidad andaluza. Esta vez no hubo responsables políticos y el protagonismo y los aplausos se centraron en el equipo sanitario y en el propio paciente, que dio las gracias emocionado a todos, incluida la familia del donante.

El paciente recibió ayer el alta médica en el Hospital Virgen del Rocío al superar con éxito los tres primeros meses tras una complicada intervención que supuso 30 horas de quirófano. Durante el próximo año Rafael acudirá con asiduidad al hospital a sesiones de rehabilitación para recuperar el movimiento de los músculos faciales necesarios para deglutir, masticar y hablar con normalidad. El doctor Tomás Gómez Cía, director de la Unidad de Cirugía Plástica y Grandes Quemados, coordinador del equipo quirúrgico, destacó "la espectacular evolución" del paciente, que ya ha recuperado la sensibilidad en el rostro, lo que demuestra que la conexión de los nervios (el diámetro es de 1 milímetro) del tejido trasplantado (dos terceras parte de la zona inferior de la cara) es satisfactoria. "Ya puede sentir el frío y el calor. También el dolor porque al tocarle, Rafael realizó una exclamación", comentó Juan David González Padilla, director de la Unidad de Cirugía Maxilofacial en el complejo hospitalario. El paciente, que ya puede masticar y deglutir pero con dificultad, "recuperará totalmente los movimientos que le permitirán sellar los labios y hablar con normalidad", añadieron los especialistas. Con una nueva vida por delante, Rafael explicó ayer a una sala repleta de periodistas que, en estos momentos, sobre todo siente "felicidad". En un ejercicio de superación y esfuerzo ante los problemas que aún tiene para pronunciar palabras y para andar, este hombre de 34 años quiso ayer expresar, a través de los medios de comunicación, su profundo agradecimiento a la familia del donante, que le ha dado la única oportunidad que tenía para mejorar su calidad de vida.

El trasplante de tejido compuesto (piel, músculos, hueso y vasos) era la única alternativa terapéutica posible para Rafael, que sufre una grave enfermedad congénita denominada neurofibromatosis tipo uno. Esta patología genera tumores benignos y grandes deformidades principalmente en la cara. Antes de la operación, Rafael sufría enormes problemas para realizar funciones vitales, una situación que lo colocó como candidato idóneo para someterse al primer trasplante de cara en Andalucía, una intervención muy complicada que ha requerido el trabajo de 26 especialistas en el quirófano. Con el éxito de esta operación que cuenta con sólo ocho antecedentes en el nivel mundial, el Hospital Virgen del Rocío ya estudia a posibles enfermos que pueden beneficiarse de esta técnica.

La intervención se practicó el 26 y el 27 de enero. De manera previa, los cirujanos planificaron la intervención con el sofisticado software VirSSPA capaz de simular los tejidos y demás estructuras faciales para comprobar la coincidencia entre el donante y el receptor. Cuando llegó al hospital la noticia de que había donante idóneo para el trasplante, el equipo se movilizó para iniciar la extracción del tejido. Una vez comprobada la compatibilidad entre el donante y el receptor, Rafael entró en quirófano y comenzó la transferencia de las estructuras faciales. Tras superar las primeras 72 horas críticas ante un posible rechazo, el paciente permaneció en la UCI hasta el 15 de marzo cuando pasó a planta. Rafael necesitará medicación contra rechazo al injerto para siempre y sus visitas serán continuas al Virgen del Rocío, pero podrá comenzar una vida normal cuando recupere la sonrisa y la capacidad plena para hablar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios