Jerez

Una treintena de personas se solidariza con la médico agredida en San Telmo

  • José Galvín, concejal del PP, cree que hay enfermos "que pierden los estribos" porque "la administración no pone los medios suficientes para que se les atienda"

Comentarios 1

Unas 30 personas, entre personal sanitario, pacientes y vecinos de la zona, se concentraron esta mañana en la puerta del centro de salud de San Telmo en repulsa por la agresión sufrida por una trabajadora el pasado viernes, reclamando además que se cubran las bajas para que no se cargue de trabajo al resto de profesionales.

El director del centro declaró que el motivo de esta concentración era “para llamar la atención sobre unos hechos que se vienen produciendo en los últimos años y con más frecuencia”. Sobre el caso concreto del viernes, comentó que los hechos ocurrieron cuando la sanitaria “fue a atender a una señora que solicitó atención urgente. No sabemos lo que pasó en la consulta, pero salió la profesional con un bofetón”, por lo que “se puso en marcha el plan de prevención de agresiones así como apoyo legal y psicológico”.

El director afirmó que aunque se han producido más casos de agresiones y de intentos de los mismos, éstos han sido “aislados, ya que la inmensa mayoría de la población se suele comportar correctamente”.

Por su parte, Sebastián Bellido, representante de la asociación de vecinos Jerez 2000, Distrito Sur y de la Federación de Asociaciones de Vecinos Solidaridad y del Observatorio Ciudadano, comentó que “sabemos los problemas que estamos teniendo en la sanidad, pero a lo último que se puede llegar es a las agresiones. Esto hay que pararlo y que los juicios sean rápidos; el que cometa una injusticia como esta hay que encerrarlo, porque es la única forma de pararlos”.

Francisco Galvín, concejal del Partido Popular del Distrito Sur y profesional de la sanidad en nuestra ciudad también estuvo presente en la concentración. Galvín cree que las agresiones se deben a “una falta de civismo por parte del ciudadano, pero también creemos que los responsables de la sanidad en esta provincia tienen algo de culpa, ya que no cubren todos los puestos de trabajo; los trabajadores de aquí están trabajando más horas de la cuenta, atendiendo más número de cartillas de las que deben de tener: aquí están en 1800 cartillas por médico cuando lo que deben de tener son 1300. Eso conlleva que tengan una saturación de enfermos en los horarios de consulta y no pueda haber una atención adecuada. Con lo cual también tiene, en parte, la administración culpa de estas agresiones ya que hay enfermos que pierden los estribos porque para ellos lo primero es su salud y creen que el médico no les ha atendido porque no quiere, pero no es así, sino que la administración no pone los medios suficientes para que se le atienda”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios