ECONOMÍA LOCALASAJA-cádiz

De la uva para vino a la uva de mesa

  • Uno de los fundadores de la empresa del Marco con mayor tradición exportadora de uva de mesa analiza los estudios publicados por la Junta sobre las posibilidades de cambiar el cultivo

La Junta de Andalucía reveló el pasado mes de enero los resultados del Programa de Innovación para el Sector Agroalimentario de Jerez, programa íntimamente relacionado con el futuro del Parque Tecnológico Agroalimentario (PTA). Dentro de los puntos estudiados en ese programa aparece el cultivo de uva de mesa como alternativa al vino. Para saber las facilidades y dificultades que el cambio entraña y cómo acogería una empresa que lleva desde 1989 cultivando y exportando uva de mesa, nada mejor que hablar con Torremesa, finca asociada a Asaja-Cádiz y con uno de sus fundadores y consejero del Grupo Torrebreva, Domingo L. Renedo.

Respecto a la dificultad que entrañaría lo propuesto por la Junta de Andalucía Renedo es claro y comenta que "no es un problema sino un reto" y añade que puestos al cambio "en una explotación da lo mismo cambiar a uva de mesa que cambiar a melocotones". Ahora bien, el consejero recuerda que hay grandes diferencias entre las viñas conformadas con uva de vinificación y las de uva de mesa. Parte de la base de que en las de uva de mesa "la formación de la viña es totalmente diferente", en la viña típica del Marco se usa las espalderas bajas y en la de mesa se usa las espalderas altas o "en nuestro caso, los parrales que soportan la cepa con sistema de poda a cuatro brazos, un sistema de riego aéreo y cobertura de red y plástico". Por las declaraciones de Renedo se intuye que hay muchas diferencias entre ambos cultivos ya que en la uva de mesa hay una poda diferente, se usa un sistema de riego y además se emplea el plástico para adelantar la maduración y protegen los frutos con la cobertura de red, evitando los ataques de los pájaros, los efectos negativos del tiempo, el levante y consiguiendo un "producto comercial".

Prosiguiendo con la comparación entre ambos cultivos, Domingo L. Renedo cuenta que el sistema de cultivo es parecido aunque la uva de mesa requiere una mayor mano de obra, más específica, que cubra labores como el deshojado, la selección de racimos y la de granos "todas estas labores se enfocan a hacer el producto lo mejor posible para que el mercado lo acepte con buen agrado". En esta misma línea habla Renedo de otras de las diferencias, la comercialización. Dice así: "El viticultor de Marco tiende a vender la uva tal y como está a la bodega. Por tanto tiene un mercado más definido". En la uva de mesa en cambio, prosigue "hay que buscarlo y el producto debe estar diseñado para un mercado determinado", con gustos determinados y, por eso, empresas como Torrebreva se ven obligadas a estar al tanto de investigaciones varietales dirigidas a un mercado con compradores seguros y que prefieran sus uvas frente a otras. Otro punto es la rapidez que deben tener las empresas para poder acceder al mercado, según Renedo, el tiempo desde que se corta la uva hasta que se sirve en la mesa "no puede superar los tres días por lo que requiere mucha organización" y, por descontado contar con una nave de manipulación, cámaras frigoríficas y medios de transporte.

El consejero de Torrebreva recomienda el cambio a todos los viticultores que tengan "buen suelo, buena orientación y agua" porque "teniendo esos tres puntos es absolutamente viable" y apunta que "los suelos arenosos son más aptos para la uva de mesa mientras que la albariza no es la más apropiada para obtener un elemento fundamental en la comercialización de este fruto, la precocidad".

Hechas las aclaraciones y ante la posibilidad de ver aumentada su competencia, Renedo señala: "Veríamos con buenos ojos que se ampliara la producción de nuestra zona -en la provincia sólo comercializan Torrebreva y otra explotación- y tener un frente común de venta". Además insiste en que "si fuéramos más productores podríamos cubrir el mercado durante un periodo más amplio".

Por último a la pregunta de si Torrebreva ayudaría a los viticultores que quieran pegar el salto, Renedo responde con un rotundo "sí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios