Jerez Industrial

Encefalograma plano

  • El Jerez Industrial, en su peor partido de la temporada, sucumbe ante un Cádiz B muy ordenado y letal a la contra · Joaquín adelantó al filial amarillo en la primera parte y el jerezano Bello dictó sentencia

Comentarios 7

Posiblemente el de ayer fue el peor partido de los industrialistas -el día del Sanluqueño el 3-0 maquilló el mal juego- en lo que va de ejercicio. Los de Fontana saltaron al terreno de juego con la palabra indolencia escrita en sus frentes y en nada tuvieron que ver con el equipo que hace sólo siete días dio un golpe de autoridad en el Sancho Dávila derrotando al Puerto Real.

Los blanquiazules echaron de menos a Orife. El delantero sevillano se mueve como pez en el agua en la mediapunta y Manu no tiene sus características. Además, el equipo no funcionó en ninguna de sus líneas. Atrás, Paquito estuvo muy nervioso y provocó antes del cuarto de hora un par de contras cadistas por entregar mal el balón. Chiqui se pasó toda la primera parte lanzando pelotazos a Carrasco que morían en la defensa amarilla. Azulay, inconmensurable junto a Dani Fornell, salvó con la cabeza dos balones que estuvo a punto de rematar Carrasco. Por si fuera poco, aprovechó un error garrafal de la defensa local para hacer el 0-1 'pescando' un balón en el segundo palo tras el lanzamiento de un córner.

El Cádiz B vivió sus mejores momentos tras ponerse por delante, aprovechando el desconcierto local y el runrún de la grada a cada pelota que se rifaba desde la defensa industrialista.

Carlos Fontana concedió diez minutos a los titulares por si le daban la vuelta al asunto, pero viendo que el equipo caía en los mismos errores, dio entrada a Sergio Narváez y Rafa Caro, que sustituyeron a Manu y Nono, los dos grises como la mañana. El jerezano apenas si entró en juego. No así el sevillano, quien bajó una y otra vez al centro del campo buscando el balón y la asociación con las bandas. Sin embargo, el centrocampista no está en su mejor momento. Ha salido recientemente de una larga lesión y el fuelle le duró poco.

Por entonces, Jesús Casas ya había decidido hacer debutar a Mendy. El senegalés hizo gala de potencia y en la primera tuvo premio. Se llevó en galopada a Chiqui y disparó al larguero, el rechace le cayó a Gio, y cuando éste quiso elevar el balón salió al paso Julio metiendo el antebrazo. Penalti como una casa. Bello versus Bello. El jerezano enrolado en las filas amarillas disparó a la derecha engañando al hispano-australiano. 0-2 y partido sentenciado.

A partir de entonces llegaron los mejores momentos de los locales. Más por empuje que por buen juego, el Jerez Industrial metió al Cádiz B definitivamente en su área. Un disparo de Sergio Narváez que se fue rozando el palo derecho de Tomás (David tuvo que ser sustituido en el minuto 6 al sufrir un pinchazo en el muslo derecho tras sacar de portería) fue el preludio de una clara ocasión en botas de Selu. El extremo derecho salvó la salida 'a por uvas' del meta visitante pero Garrido mandó a córner en la misma línea de gol (71'). Servando remató de cabeza al larguero el saque de esquina y posteriormente Tomás enmendó su error luciéndose en un remate de cabeza de Rafa Caro (79'). A la contra, el Cádiz B también tuvo opciones de aumentar su renta. Entre Bello y el palo sacaron un mano a mano de Mendi y el propio delantero senegalés le puso un balón de oro a Bello, que buscó el contrapié de su homónimo sin fortuna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios