Jerez Industrial

Un ex blanquiazul se cruza en el destino del Industrial

  • Manolo Rueda, actualmente en las filas del Santanyí, recuerda "con cariño" su año en el club jerezano, con el que disputó la fase de ascenso a Segunda B de la 01/02

El único jugador del Santanyí que no es de las Islas es Manolo Rueda que, casualidades de la vida, jugó en la temporada 2001/2002 en el Jerez Industrial en el año de la última liguilla de los industrialistas. El centrocampista sevillano lleva seis temporadas en Baleares, primero en el Peña Deportiva Santa Eulalia y desde hace tres campañas en el Santanyí.

Rueda, como se le conoce en tierras mallorquinas, recuerda con gratitud su año en el Industrial: "Yo pertenecía al Betis y aunque tenía esperanzas de acabar en algún Segunda B en el último día de plazo me enviaron a Jerez, y es algo de lo que no me arrepiento porque allí pasé un gran año con Félix, Pichi, Bermúdez o Paquito". A Manolo se le quedó la espina "de no poder ascender, y eso que hicimos una gran temporada" y recuerda que "algunos partidos los tuve que jugar lesionado e incluso cuando terminó la liguilla fui al médico y para mi sorpresa me dijo que tenía tres costillas rotas de un golpe con Bermúdez".

Aunque Paquito es el único que queda de la temporada de Antonio Cama, el centrocampista del Santanyí conoce a más jugadores: "Con Orife coincidí en algún entrenamiento con el Betis y en diciembre pasado tuve la oportunidad de saludarlo en la Ciudad Deportiva del Betis en un entrenamiento del primer equipo. Conozco además a Rafa Caro y a Castillo". Y para sorpresa de todos, Manolo también jugó con el actual presidente industrialista, Ricardo García: "Con Ricardo estuve en las categorías inferiores del Betis y después jugamos juntos en el Jerez de los Caballeros".

Tras una grave lesión de rodilla, Manolo Rueda regresó en febrero "y en siete jornadas marqué cuatro goles, aunque me quedé ahí. Ahora el técnico me está colocando de pivote", asegura.

El centrocampista sevillano añade que la eliminatoria será "muy igualada" y no cree que nadie parta como favorito: "Será una bonita pelea a 180 minutos, está claro que todo se va a decidir en La Juventud y nosotros intentaremos conseguir un buen resultado aquí en casa con nuestra afición".

El Santanyí remontó en los penaltis el 3-0 contra el Hospitalet de, entre otros, Toni Velamazán: "En la ida no hubo tanta diferencia pero acusamos la última media hora pero en nuestro campo a los veinte minutos ya íbamos 2-0 y al descanso se podían haber llevado seis. Al final empatamos en el descuento e hicimos un esfuerzo sobrehumano en la prórroga con nueve jugadores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios