¡Viva Franco!

El propio músico deslizó alguna vez que su electrónica y el salpicón intelectual de sus canciones bien podían ser casi bromas privadas. Pero con ellas nos elevaba hasta el cielo, y por ello hoy lloramos hondamente la pérdida del glorioso burlón.