Cultura

El estado de la cosa 'indie'

  • Mañana arranca en El Puerto de Santa María la segunda edición del 'Monkey Week', un fiable termómetro de la tempertura de la industria musical española

Entienda indie no como un difuso género musical, sino como apócope de independiente; imagine una reunión de representantes de la industria musical nacional adscritos, a conciencia o a regañadientes, a ese epígrafe -músicos, disqueros, promotores, managers, técnicos, periodistas, críticos...- y, a partir de ahí, tendrá al menos un punto de partida para entender la naturaleza, filosofía y objetivos del Monkey Week.

La segunda edición de la Muestra Internacional de la Música Independiente (lo de internacional se explica por la presencia en su agenda de actuaciones de diversos grupos foráneos) propondrá a partir de mañana y hasta el próximo lunes en El Puerto de Santa María -hasta el martes, incluso, para los más resistentes- una atractiva y nutrida oferta de conciertos -gratuitos y de pago-, mesas redondas, conferencias, talleres y posibilidades de negocio.

Nacido al amparo de la revista Freek Magazine y del Freek Fest -festival de inclinaciones garajeras, "de caracter lúdico-festivo, rocanrolero y patilloso", a decir de uno de sus organizadores-, el Monkey Week se reveló ya el pasado año como un foro idóneo para pasar revista al ánimo actual y las proyecciones de futuro de la industria musical española, que como es bien sabido -o, por lo menos, debería serlo- va más allá de la industria discográfica.

Pero si para los profesionales de la cosa -los acreditados este año, mil, duplican la cifra de 2009-, y para los aficionados más curiosos, es precisamente este apartado especializado el principal foco de atención -en esta edición se revisarán, entre otros temas, los efectos del copyleft, la relación entre música y televisión, el papel de los blogs, las consecuencias del patrocinio de marcas comerciales y la evolución de la música en vivo-, para el público en general Monkey Week es sinónimo de música en directo.

Entre showcases y conciertos al uso la propuesta de la muestra supera en esta ocasión el centenar de actuaciones, aunque con una significativa diferencia respecto a la edición de 2009: sólo dos de los muchos escenarios desparramados por la localidad gaditana, el de la Plaza de Alfonso X y el del Barsito Rock Bar, serán de carácter gratuito; el resto, ubicados en espacios como el Teatro Pedro Muñoz Seca, las salas Mucho Teatro y Milwaukee y bares como El Burladero, La Cristalera, El Niño Perdío, La Pontona, El Loco de la Ribera y El Arriate, entre otros, serán de pago.

Los precios, en cualquier caso, resultan bastante ajustados. El abono para todos los conciertos del encuentro, incluidos los nocturnos en el Monasterio de la Victoria, valen 60 euros -25 menos que el año pasado-; el abono para los showcases -los ofertados en las salas antes mencionadas- se queda en 18 euros; la entrada de día -para conciertos nocturnos y showcases- sale por 28 euros; mientras que la entrada de día exclusiva para showcases cuesta 7 euros.

Tras la fiesta de bienvenida -que reunirá mañana por la noche en la sala Mucho Teatro a Jonston, La Débil y Tom Bennet, entre otros-, los escenarios de showcases acogerán a partir de la mañana del sábado 9 un amplio abanico de propuestas procedentes del ámbito nacional en el que figuran nombres como el de Ainara Legardon, Audience, Audio's Pain, Cactus, Dani Llamas, Eladio y Los Seres Queridos, Espaldamaceta, Fiera, Guillamino, Hola a todo el mundo, Joaquín Pascual, Mujeres, Papá Topo, The Guinea Pig y Trisfe.

El de la Plaza Alfonso X será además, entre el sábado y el lunes de 19:00 a 21:00, el marco escogido para ver a los grupos finalistas del Concurso Desencaja, convocado por la Consejería de Cultura y el Instituto Andaluz de la Juventud. A saber: Lovely Rita y Mañana (sábado); Tannhäuser y Piano Bomba (domingo); y Pájaro Jack y The Dry Mouths (lunes).

En cuanto a los conciertos nocturnos en el Monasterio de la Victoria -"edificado en el siglo XVI y reconvertido durante años aciagos en prisión, el tristemente famoso Penal del Puerto del que se escapó El Lute", recuerdan desde la organización-, cabe señalar que el cartel de sus dos escenarios se presenta igualmente variopinto.

El sábado pasarán por sus tablas, a partir de las 22:00, el norteamericano Andrew Bird -responsable de discos tan hermosos como Armchair Apocrypha y Noble Beast-, los sevillanos Pony Bravo -ya en fase de mezclas de su segundo álbum-, Lüger, los veteranos Faust -o al menos, dos de los componentes originales de la legendaria banda de krautrock- y Chrome Hoof.

El domingo será el turno de los norteamericanos Cave, el ex Spacemen 3 Sonic Boom acompañado de los malagueños Tom Cary -que actuarán en sustitución de Chain & The Gang, caídos del cartel a penúltima hora-, Quintron & Miss Pussycat, los emergentes The Strange Boys -aupados por el sello Rough Trade y un álbum tan contundente como Be Brave, y el fenomenal DJ canadiense Kid Koala, uno de los nombres mayores en la disciplina del turntablism.

Por último, la noche del lunes, los conciertos del monasterio echarán el cierre con Ginferno, los celebérrimos The Buzzcocks -por si acaso hace falta recordarlo, uno de los nombres clave en la explosión punk-, The Herbaliser -otros veteranos, en este caso de la electrónica con raíces en el hip-hop-, los directos y ciertamente demoledores Triángulo de Amor Bizarro y, traca final con sabor a pista de baile, el británico Joy Orbison.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios