Vivir

Cómo será la canción que Manuel Carrasco le haga a Sevilla en su concierto del 11 de junio

Manuel Carrasco es su último concierto en Sevilla.

Manuel Carrasco es su último concierto en Sevilla. / Antonio Pizarro

Casi 75.000 almas aspiran a levitar (como Santa Teresa), el próximo 11 de junio en el concierto que Manuel Carrasco ofrece en el Estadio de la Cartuja. Primer artista en solitario en congregar a tanto público en un concierto, Manuel Carrasco ya ha comenzado su gira a nivel nacional con novedades y muchísima expectación.

Además de estrenar nuevo nombre para su gira (Hay que vivir el momento se antoja mucho más evocador en estos momentos que La cruz del mapa) y lanzar nuevo sencillo (que lleva por título el nombre de la gira), Manuel Carrasco se encuentra estos días buscando la inspiración en aquellos lugares que visita. Al menos así lo piensa su legión de fans sevillanos, que ya esperan ansiosos para saber cómo será la canción que Manuel Carrasco le haga a Sevilla en su concierto del 11 de junio en el Estadio de la Cartuja.

No es que sea algo obligatorio, pero el onubense le sacó una letrilla a la ciudad en uno de sus primeros conciertos en el Lope de Vega (cuando al fin le dejaron cantar) y se produjo un encuentro cósmico entre él y sus fans que ya resulta imposible pensar en un concierto del onubense sin que éste le eche piropos a la ciudad.

En aquella noche olímpica de un calurosísimo junio de 2016, Manuel Carrasco regalaba a la ciudad versos que ya son inolvidables. Sevilla, Sevilla, Sevilla, Sevilla/voy a quererte esta noche/ voy a quererte esta noche/y hasta que tú me lo pidas, declaraba el onubense en uno de los momentos más álgidos de aquel concierto en el que ya sentaba las bases de lo que serían los venideros. 

Así le canta Manuel Carrasco a Sevilla

Un repaso por los lugares más emblemáticos de la ciudad, mención a la Macarena, la Esperanza y el Señor del Gran Poder, sus querencias trianeras y mención especial a los sevillanos más ilustres, así es Sevilla, la primera canción tan extensa que Manuel Carrasco le dedicaba a la ciudad y con la que se ganaba de por vida a sus seguidores sevillanos. Sevilla, ya no hay remedio / y tengo miedo, Sevilla/ de que ahora, que más te quiero / te me vas para otra orilla / Que yo las quiero a las dos / que yo las quiero a las dos / a Sevilla y a Triana, a Sevilla y a Triana / que es lo mismo, pero no, así enamoraba el onubense a su público sevillano.

Ternura y amor, eso despierta la segunda canción con la que el onubense se proponía elevar a límites estratosféricos los índices de felicidad de su público sevillano. Cambiando el Estadio de la Cartuja por el Villamarín y con mucha más expectación si cabe, Manuel Carrasco arrancaba el que sería el último concierto de su gira con una sevillana con la que le explicaba a su hija Chloe todos los motivos por los que mure cantando en Sevilla.

Una bulería para una enamorada Sevilla

Aunque de nuevo el pellizco llegó de la mano de una bulería con la que el artista volvió dejar claro que su romance con Sevilla no es flor de un día, que el idilio es de por vida. Con un Villamarín enmudecido y guitarra en mano, Manuel Carrasco encandilaba a su público con versos como éste: Déjame, en el Tardón escuchando el flamenco más amargo de la Lole y el Manuel. Déjame respirar tu primavera una tarde en la Alameda de tu mano, déjame. Déjame en la Velá de Santa Ana, Triana de madrugada lo bonita que se ve, con el jazmín en el pelo, tú lo sabes, compañero, las veces que la busqué. Y bésame como el río besa al puente, ay, mi alma, bésame.

Sevilla, yo nunca te quiero igual, yo te quiero diferente y siempre te quiero más. Toreando esta letrilla mi sangre está en La Maestranza, mi puerta grande sería poder besarte en Triana, así remataba la segunda bulería que el de Isla Cristina le dedicaba a Sevilla. No sabemos por qué palo flamenco se decantará para su concierto del próximo 11 de junio en el Estadio de la Cartuja, lo que sí tenemos claro es que los versos que saldrán de su pluma irán directos al corazón de una Sevilla más enamorada que nunca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios