CORONAVIRUS

Los concesionarios no abrirán mientras dure el estado de alarma y el confinamiento

  • La patronal de los concesionarios descarta la vuelta a la actividad de los concesionarios si los clientes no pueden acudir.

Los concesionarios no abrirán mientras dure el estado de alarma y el confinamiento Los concesionarios no abrirán mientras dure el estado de alarma y el confinamiento

Los concesionarios no abrirán mientras dure el estado de alarma y el confinamiento

El presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Gerardo Pérez, ha asegurado este jueves que abrir los concesionarios mientras la población continúe confinada "no tiene sentido", por lo que ha descartado la vuelta a la actividad de los centros de distribución si los clientes no pueden acudir.

Así lo ha señalado Pérez en la conferencia 'Horizonte tras el coronavirus: Oportunidades para reactivar la automoción' organizada por la Universidad Faconauto, en la que ha subrayado que en la actualidad la prioridad es proteger la salud de todos los empleados.

"Habrá un momento en el que arranquemos todos fuertes y unidos", ha reivindicado el directivo, que se ha mostrado optimista con la recuperación porque, a su juicio, España es un país "preparado" con una población "dura y resistente".

Para que esto ocurra, ha destacado la necesidad de contar con el apoyo de las administraciones, por lo que volverá a pedir al Gobierno este viernes, en un encuentro con la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, la ampliación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en el sector de la automoción, ya que "va a tardar en recuperarse".

Entre otras medidas, Pérez ha solicitado a las administraciones una "apuesta más decidida" por el sector, aportando más liquidez a las empresas, dando incentivos a la demanda "con neutralidad tecnológica" y creando una nueva fiscalidad a la compra "eliminándola prácticamente a 0".

A pesar de que ve "muy difícil" que la Unión Europea conceda una moratoria al cumplimiento de la nueva normativa de emisiones de dióxido de carbono (CO2), ha reivindicado que hay que seguir intentándolo, porque en España se están "hinchando artificialmente" las ventas de coches eléctricos, ya que acaban siendo matriculados por los concesionarios.

Bajada del PIB

Por su parte, el director de Fabricaciones y Logística del grupo Renault y presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), José Vicente de los Mozos, ha alertado al Gobierno de que si "deja caer" al sector automovilístico español en la situación actual de crisis por el coronavirus el Producto Interior Bruto (PIB) registrará un descenso de "dos dígitos" este año.

Así lo ha señalado De los Mozos en la conferencia 'Horizonte tras el coronavirus: Oportunidades para reactivar la automoción' organizada por la Universidad Faconauto, en la que ha señalado la importancia de gastar los "recursos limitados" de las administraciones en aquellos sectores que más sufren y que más podrían ayudar a la recuperación económica, como es la automoción.

En este sentido, el directivo ha recordado que el sector automovilístico supone el 10% del PIB español, así como el 9% de la población activa y que se trata de una actividad económica que trabaja "unida", tanto fabricantes como proveedores y distribuidores, para salir de esta situación.

"El partido está abierto a cualquier cosa que pueda pasar y hay que pensar en cómo proteger el milagro del automóvil en España", ha subrayado De los Mozos, tras lo que ha insistido en la necesidad de una colaboración público-privada y de lanzar un "plan de choque" con programas de incentivos a la compra de vehículos.

A pesar de querer mandar un mensaje de confianza a los concesionarios, ha augurado que vendrán momentos "duros", ya que tras la crisis humanitaria y sanitaria llegará una crisis social y económica. "Estoy convencido de que vamos a salir de esta juntos", ha sentenciado.

El también presidente de Renault en España se ha referido a la situación de su empresa a nivel mundial, que ya comenzó a notar esta crisis en enero porque dispone de una factoría de producción en la ciudad china de Wuhan, epicentro del coronavirus.

"En aquel momento, lo importante era no parar las plantas en Europa y seguir suministrando piezas", ha explicado De los Mozos, que ha añadido que, después de la expansión del Covid-19 por el 'Viejo Continente', Renault se vio obligada a parar la actividad en todas sus instalaciones el 16 de marzo, incluyendo sus concesionarios.

Por ello, ha destacado la importancia de la liquidez en la actualidad, ya que las compañías no están ingresando dinero por la venta de vehículos pero sí tienen que costear grandes pagos fijos, por lo que ha señalado la importancia de las líneas de crédito para "sobrevivir".

Entre otras cosas, De los Mozos ha lamentado los diferentes protocolos sanitarios desarrollados por los ministerios de Sanidad, de Trabajo y de Industria, Comercio y Turismo, por lo que ha destacado el firmado por el conjunto del sector de la automoción con las centrales sindicales UGT y CC.OO. para poder volver a operar en las plantas españolas, como ya hizo Renault en sus factorías de Mecánica la semana pasada.

Sobre ello, ha insistido en la importancia de seguir avanzando en el desarrollo de los motores, para cuando comiencen a operar las factorías de ensamblaje de vehículos no haya problemas de abastecimiento de los diferentes tipos de propulsores, porque prevé que Europa no cambiará su objetivo de descarbonización ni concederá una moratoria para el cumplimiento de la nueva normativa de emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios