PRUEBAS

Al volante del Audi e-tron: un coche del mañana... que se puede conducir hoy

  • Este coche eléctrico cuenta con cámaras en lugar de espejos retrovisores, conducción predictiva y propulsión de cero emisiones.

Prueba del Audi e-tron 55 quattro edition one. Prueba del Audi e-tron 55 quattro edition one.

Prueba del Audi e-tron 55 quattro edition one.

Esta es la prueba de un coche futurista que se puede conducir hoy en día. Hablamos del nuevo Audi e-tron, que fue lanzado al mercado a mediados del pasado año, en 2019. Y decimos que es futurista porque es un coche 100% eléctrico que, además, cuenta con una gran carga tecnológica.

Por ejemplo, los retrovisores son cámaras en lugar de ‘espejos’ y cuenta con un tipo de conducción predictiva que se adelanta a lo que va a ocurrir. Es como si el coche supiera lo que va a ocurrir antes de que realmente pase.

El e-tron es un SUV de gran tamaño –ronda los 4,9 metros- que está basado en la plataforma del Audi Q7 y que se caracteriza por ser completamente eléctrico. Se trata de un tipo de todocamino que apenas tiene rivales. Por ejemplo, el Tesla Model X podría ser un competidor a tener en cuenta, si bien hay que decir que es más grande. Y, por el contrario, tanto el Jaguar i-Pace como el Mercedes EQC son bastante más pequeños.

El Audi e-tron es el primero de un gran número de modelos de Audi 100% eléctricos. De hecho, en Audi están convencidos de la proliferación de esta tecnología, ya que en 2025 la marca de los cuatro aros contará con 30 modelos electrificados, de los que 20 serán completamente eléctricos.

Audi e-tron. Audi e-tron.

Audi e-tron.

Una vez junto a él, lo primero que llama la atención es su imponente silueta. Y no solo lo decimos por su gran longitud, como hemos señalado antes. También porque está cerca de los dos metros de anchura y su altura supera los 1,6 metros.

Este gran tamaño tiene como contrapartida un enorme espacio interior y un gran maletero. Comenzando por la habitabilidad, tanto los ocupantes de las plazas delanteras como los de las traseras gozan de un enorme espacio para sus cabezas y también para las rodillas.

Y algo similar ocurre con el maletero. Sus  600 litros de capacidad le convierten en uno de los SUV eléctricos más capaces del mercado.

Etiqueta CERO de la DGT. Etiqueta CERO de la DGT.

Etiqueta CERO de la DGT.

A favor

Ya hemos dicho que el espacio interior y el maletero son dos de sus principales virtudes. Pero tiene más. Muchas más. Por ejemplo, también es un coche muy confortable. Está muy bien aislado y, al ser eléctrico y no emitir ruido alguno, ofrece un confort de marcha inigualable.

Asimismo, también llama la atención por su comportamiento. Mientras que otros eléctricos tienen un tacto artificial, el e-tron parece que es un coche de combustión en cuando a su conducción.

Notas que la dirección es precisa... E incluso los frenos, que en los eléctricos suelen tener un tacto extraño, en el e-tron presentan un buen funcionamiento. También sobresale la tecnología que incorpora con elementos como los espejos digitales.

Así son los espejos digitales del nuevo Audi e-tron. Así son los espejos digitales del nuevo Audi e-tron.

Así son los espejos digitales del nuevo Audi e-tron.

En contra

Por el contrario, como les ocurre a muchos eléctricos, el e-tron también tiene aspectos mejorables. El principal es la autonomía. Aunque su autonomía según la normativa WLTP es de 417 kilómetros, en realidad luego es difícil llegar a los 300 kilómetros. Una cifra corta para el tamaño de coche. También es mejorable su peso, puesto que la báscula se detiene en las 2,56 toneladas. Y por último, es un coche caro. .

La versión básica parte de los 82.500 euros. Yla unidad probada, que se denomina Edition One, cuesta 115.040 euros. A ello hay que añadir que los espejos digitales requieren un largo proceso de adaptación. A nosotros, incluso, después de varios días conduciendo el coche, nos cuesta todavía mirar hacia las pantallas digitales y maniobrar en las distancias cortas.

Interior del Audi e-tron. Interior del Audi e-tron.

Interior del Audi e-tron.

Conclusión

El Audi e-tron es un coche del futuro que se puede disfrutar en el presente. No obstante, como toda tecnología temprana, adoptarla trae como consecuencia pagar un alto precio.

A cambio el placer de conducción es absoluto. Y su elevada potencia le dota de un gran dinamismo. Si fuera un coche algo más ligero, con más autonomía y algo más manejable sería el SUV eléctrico perfecto. Esperemos que en un futuro esta tecnología sea más accesible para un mayor volumen de usuarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios