Motociclismo

El club Sugar Racing pide un lugar digno para desarrollar su actividad

  • Los 63 pilotos de 'pit motard' inscritos entrenan en los antiguos terrenos de la azucarera de Guadalcacín

  • "Allí no hay seguridad suficiente", explica Antonio López, presidente de la asociación deportiva

  • "No sabemos por qué se dejó de utilizar el trazado exterior de supermoto del Circuito"

La Asociación Deportiva Sugar Racing es una entidad deportiva jerezana cuyos miembros practican 'pit motard', una disciplina del motociclismo que poco a poco se va haciendo un hueco dentro del panorama motociclista nacional, en gran parte porque es una especialidad que los grandes pilotos del Mundial de Motociclismo, ya sea MotoGP o Superbike, la practican dentro de sus rutinas de entrenamiento.

En sus poco más de tres meses de vida como entidad federada, Sugar Racing aglutina más de 60 pilotos, pero tiene un problema capital: el circuito donde entrenan no está homologado, ni cumple con los requisitos mínimos de seguridad. Está situado en los terrenos de la antigua azucarera de Guadalcacín, donde han habilitado una pista de cemento, perimetrándola y añadiéndole neumáticos y 'pianos' para facilitar la conducción. Antonio López, el presidente de la entidad, explica que "necesitamos un sitio donde poder entrenar con todas las medidas de seguridad, donde lo hacemos no estamos cubiertos. Hemos arreglado la zona, invirtiendo tiempo y dinero, pero estamos en unos terrenos que ni siquiera son nuestros".

De este modo, el presidente de Sugar Racing cree que "para poder desarrollar nuestra actividad", lo más recomendable es utilizar la zona de supermotard que se habilitó en el aparcamiento exterior del Circuito de Jerez, donde se celebró en 2016 una prueba del Campeonato del Mundo. "No sabemos qué ha pasado con aquello ni por qué se dejó de utilizar. Nosotros podríamos hacernos cargo de la gestión". En este sentido, explica que "tuvimos un primer contacto con la delegación de Deportes, pero nos han emplazado a dentro de unas semanas, cuando ya esté constituida la nueva corporación".

Mientras esperan, el club sigue funcionando en unos terrenos en los que están 'de prestado': "Hablamos con la inmobiliaria que tiene los terrenos en venta para ver si podíamos alquilar las instalaciones, pero nos dijeron que era imposible. La otra opción que hay es irnos a Chiclana, donde tienen un circuito pequeño, o Campillos o Alcalá, pero entre el desplazamiento y el alquiler de las tandas nos puede salir un día por 50 euros. No compensa".

Así, los 63 pilotos pertenecientes al club -el más pequeño de 4 años- siguen citándose sobre todo los sábados y domingos por la mañana en un espacio "que hemos intentado dignificar todo lo posible. Incluso hemos habilitado otro espacio para hacer un circuito de minimotos, ya que tenemos bastante demanda. Hay muy buena cantera pero las instalaciones no son las adecuadas. El problema que nos estamos encontrando en las últimas semanas es que se nos están metiendo allí gente con coches para hacer trompos y nos destrozan la zona".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios