Motociclismo

El difícil momento para Sugar Racing

  • El club jerezano de supermotard lleva meses sin un lugar para entrenar y la crisis sanitaria empeora sus perspectivas

  • "Hay chavales que me han dicho que si no pueden correr venderán sus motos", afirma Antonio López, presidente de la entidad

Los miembros de Sugar Racing entrenaban en Guadalcacín hasta hace unos meses. Los miembros de Sugar Racing entrenaban en Guadalcacín hasta hace unos meses.

Los miembros de Sugar Racing entrenaban en Guadalcacín hasta hace unos meses.

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus COVID-19 está causando un auténtico cataclismo en el mundo del deporte, con la casi totalidad de prácticas deportivas paralizadas y, en su mayoría, suspendidas. Tan sólo parece que van a salir adelante 'gigantes' como el fútbol -en Alemania la Bundesliga regresó el pasado fin de semana-; y está por ver si otros deportes, como el baloncesto o el motociclismo pueden arrancar en próximas fechas.

Precisamente, uno de los que tiene previsto comenzar la temporada es el Mundial de MotoGP, con dos grandes premios consecutivos en el Circuito de Jerez-Ángel Nieto los días 19 y 26 de julio. Una semana más tarde, y si nada se tuerce, dado que se sigue pendiente de la autorización de las autoridades, le tocará el turno al Mundial de Superbike.

La otra cara de la moneda en el mundo del motociclismo la muestran los clubes aficionados, federados o no, que no pueden regresar a la actividad deportiva al estar cerrados los circuitos para las tandas que tenían contratadas. Peor aún lo tienen los que ni siquiera cuentan con instalaciones donde desarrollar su pasión. Es el caso del jerezano Sugar Racing, club que fundamentalmente está orientado a la práctica del supermotard, una de las disciplinas más espectaculares del motociclismo.

Desde hace unos meses, los pilotos que pertenecen a este club tuvieron que abandonar las instalaciones que habían adecentado en los aledaños de la antigua azucarera de Guadalcacín, una zona que por espacio de los dos últimos años habían 'transformado' en un circuito para su especialidad. Sin embargo, la práctica de carreras ilegales de personas ajenas al club provocó que las fuerzas de orden público actuaran, acotando la zona.

"Los chavales están amargados, algunos incluso están pensando en vender sus motos"

Para colmo, la aparición del coronavirus terminó por parar en seco la actividad. "Estamos desesperados, porque no tenemos un sitio donde poder realizar nuestros entrenamientos", afirma Antonio López Hierro, presidente de Sugar Racing. Con las competiciones suspendidas, los pilotos de la entidad sólo corren por el placer de realizar su actividad deportiva, "pero es que ni siquiera tenemos un lugar para hacerlo. Es increíble que en Jerez, en la que dicen que es la Capital Mundial del Motociclismo, no tengamos un lugar habilitado y con las medidas de seguridad adecuadas. Sanlúcar tiene su circuito para motocross, en otras localidades de Andalucía también los hay y para nosotros, aquí, nada", lamenta el presidente del club, que estaba obteniendo frutos al buen trabajo en el Andaluz de la especialidad.

Para colmo, circuitos como los de Sevilla o Málaga no se pueden visitar al estar prohibida salir de la provincia de Cádiz. "Los chavales están amargados, algunos incluso me están diciendo que van a vender sus motos porque para qué las van a tener si no pueden entrenar. Otros me dicen que van a ir por su cuenta al circuito que teníamos y yo les digo que ni se les ocurra, porque lo que nos faltaba ya es que les multen".

En dos años, apenas se ha avanzado: "Hemos tenido reuniones y el Consejo Local del Motor nos estaba ayudando bastante, pero estas cosas van lentas y esta situación ha sido el como", asegura el dirigente del Sugar Racing, que teme que el club se quede vacío de contenido si la crisis sanitaria no finaliza.

Gran Premio de la Merced

El club jerezano iba a participar este año en una de las exhibiciones que están programadas en los actos del Gran Premio de la Merced, campeonato que tiene la intención de recuperar el Ayuntamiento de Jerez y que estaba previsto para los días 10 al 13 de septiembre. "Todo eso está ahora en el aire por esta crisis", apunta López Hierro. En efecto, el evento, que cuenta con un trazado que se habilitará en la explanada de las atracciones de la Feria, corre peligro de que se suspenda habida cuenta del COVID-19.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios